Anahí de Cárdenas sobre cáncer: "Tengo algo que potencialmente me puede matar" [VIDEO]

Anahí de Cárdenas en Instagram revela los estragos del cáncer de mama y las ocho quimioterapias rojas y blancas que provocan dolor en su cuerpo.

La actriz peruana Anahí de Cárdenas dejó un mensaje reflexivo en Instagram sobre el tratamiento de quimioterapias que está llevando para combatir el cáncer de mama.

Asimismo, la modelo mencionó la importancia de valorar la vida a pesar de las adversidades, ya que una usuaria la cuestionó en Instagram al decir que "está engañando a la gente por que el cáncer duele y te así sentir mal y parece que no estás con cáncer". Esto fue lo que Anahí de Cárdenas respondió:

"Independientemente de cómo yo me sienta físicamente, creo que la actitud, cuando una tiene una actitud positiva y cuando uno trata de ver el vaso medio lleno en vez de ver el vaso medio vacío, ahí es donde se genera realmente el cambio.

Entonces, quizás tu no me vez enferma, quizás tu me vez bien, me ves radiante, con mucha energía y haciendo cosas, y saliendo y yendo a la playa, estando con mis amigas, matándome de la risa, sí, claro, por su puesto que lo hago y lo hago cuando me siento físicamente bien, depende del tipo de cáncer que tengas punto número uno.

Punto número dos, qué cosa se haga primero, qué cosa se haga después, hay gente que le hacen quimioterapia antes y la operan después, luego le hacen radioterapias. 

En mi caso, a mí me operaron primero, me sacaron el tumor y luego la quimiterapia que estoy haciendo es una quimioterapia preventiva porque a la hora de mandar el tumor a Estados Unidos a que lo analicen, salió que el porcentaje que regrese era alta.

A mi me han mandado cuatro quimioterapia rojas que son las más fuertes y cuatro blancas. La semana  que me hacen la quimioterapia, yo no veo la luz del día, metida en mi cama, sintiéndome hasta las huev***, vomitando, con dolor de cabeza que me tengo que poner hielo porque se me parte el cráneo.

Me vacuno todos los días, por supuesto que tengo dolor. Y te sientes hasta las huev***, pero cuando eso pasa, quiero aprovechar mi tiempo para hacer cosas.

Cuando uno se encuentra en esta encrucijada de vida, tengo algo que potencialmente me puede matar, te cambia la perspectiva de la vida, yo no he dejado de ser quién soy, solo me he repotenciado".

En ese sentido, los especialista de Mayo Clinic nos comentan todo sobre las quimioterapias para el cáncer de mama.

La quimioterapia para el cáncer de mama utiliza medicamentos que captan y destruyen las células del cáncer de mama. Estos medicamentos por lo general se administran directamente a través de una aguja o como una pastilla.

La quimioterapia para el cáncer de mama con frecuencia se lleva a cabo junto con otros tratamientos como cirugía, radiación u hormonoterapia.

Recibir quimioterapia para el cáncer de mama puede aumentar las posibilidades de cura, disminuir el riesgo de una recidiva, aliviar los síntomas del cáncer o ayudar a que las personas con cáncer vivan más tiempo y tengan una mejor calidad de vida.

Si el cáncer ha vuelto o se ha diseminado, la quimioterapia puede controlar el cáncer de mama para ayudarte a vivir más tiempo. También, puede ayudarte a aliviar los síntomas que el cáncer esté causando.

La quimioterapia para el cáncer de mama también corre riesgos de manifestar efectos secundarios; algunos temporales y leves, otros más graves o permanentes. El médico puede ayudarte a decidir si la quimioterapia para el cáncer de mama es la mejor opción para ti.

¿Por qué se realizan las quimioterapias?

La quimioterapia para el cáncer de mama puede aplicarse en las siguientes situaciones:

Quimioterapia después de la cirugía para cáncer de mama temprano

Después de la extracción quirúrgica de un tumor de una mama, es posible que tu médico te recomiende quimioterapia para destruir todas las células cancerosas no detectadas y para reducir el riesgo de la recidiva del cáncer. Esto se conoce como quimioterapia adyuvante.

Tu médico puede recomendarte la quimioterapia adyuvante si presentas riesgo alto de recidiva del cáncer o de propagación de este a otras partes del cuerpo (metástasis), incluso si no existe evidencia de cáncer después de la cirugía. Es posible que el riesgo de metástasis sea mayor si las células cancerosas se encuentran en los ganglios linfáticos cerca de la mama que tiene el tumor.

Al considerar la quimioterapia adyuvante, pregúntale a tu médico en qué medida la quimioterapia reducirá tus probabilidades de que el cáncer regrese. Juntos, pueden ponderar esta disminución en el riesgo en comparación con los efectos secundarios de la quimioterapia. También analiza con tu médico otras alternativas, como la terapia de bloqueo hormonal, que puede resultar efectiva para tu situación.

Quimioterapia antes de la cirugía para cáncer de mama temprano

A veces, la quimioterapia se utiliza antes de la cirugía (terapia neoadyuvante) para reducir el tamaño del tumor y brindarle al cirujano la mejor posibilidad de quitar el tumor por completo. En algunos casos, la terapia neoadyuvante le permite al cirujano extraer solo el tumor, en vez de la mama entera. Esto también puede disminuir la posibilidad de que el cáncer reaparezca en el futuro.

Por lo general, la quimioterapia se recomienda antes de una operación en casos de cáncer de mama inflamatorio. El cáncer de mama inflamatorio es un tipo de cáncer de mama que hace que la mama afectada tenga un aspecto rojo e hinchado.

Quimioterapia como tratamiento primario para cáncer de mama avanzado

Si el cáncer de mama se ha extendido a otras partes del cuerpo y la cirugía no puede realizarse, la quimioterapia puede utilizarse como tratamiento primario. También puede utilizarse junto con la terapia hormonal o terapia dirigida, según el tipo de cáncer de mama que tengas.

En general, el objetivo principal de la quimioterapia para el cáncer de mama avanzado es mejorar la calidad y la duración de la vida más que curar la enfermedad.

Riesgos de las quimioterapias

Los medicamentos de la quimioterapia se desplazan por todo el cuerpo. Los efectos secundarios dependen de los medicamentos que recibes y de tu reacción a ellos.

Estos efectos pueden empeorar durante el tratamiento. La mayoría de los efectos secundarios son temporales y desaparecen una vez que finaliza el tratamiento. En algunos casos, la quimioterapia puede causar efectos a largo plazo o permanentes.

Efectos secundarios de corto plazo

En el proceso de destrucción de las células cancerosas, los medicamentos de quimioterapia también pueden dañar otras células sanas que se dividen rápidamente, como las que se encuentran en los folículos pilosos, la médula ósea y el tubo digestivo. Los resultados pueden comprender:

Pérdida del cabello

Pérdida de apetito

Náuseas y vómitos

Llagas en la boca

Fatiga

Aumento del riesgo de hematomas y sangrado (debido a una menor cantidad de plaquetas que ayudan a la coagulación sanguínea)

Mayor vulnerabilidad a las infecciones (debido a una menor cantidad de glóbulos blancos que ayudan a combatir infecciones)

Daño cardíaco

Lesión a los nervios

Hay medicamentos para ayudar a disminuir las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia. Asimismo, en ocasiones, los médicos pueden ajustar la dosis o programar los medicamentos de quimioterapia para reducir al mínimo los efectos secundarios.

Si la quimioterapia daña los glóbulos blancos que combaten las infecciones, el médico puede ajustar las dosis o agregar medicamentos que ayuden a que la médula ósea se recupere más rápidamente. La mayoría de los efectos secundarios no duran mucho tiempo.

Toma medidas para mejorar tu estado de salud

Debido a que la quimioterapia puede afectar las células sanas de crecimiento rápido; por ejemplo, los glóbulos blancos, las plaquetas y los glóbulos rojos, ayuda mucho mantenerse lo más sano posible antes de comenzar un tratamiento, para reducir sus efectos secundarios.

Tu médico podría recomendar que tomes las siguientes medidas para optimizar tu estado de salud general:

Descansa mucho.

Consume una dieta equilibrada con muchas frutas, vegetales y cereales integrales.

Reduce el estrés.

Evita las infecciones, ya sea un resfriado común o la influenza. Habla con tu médico acerca de las vacunas recomendadas, como las vacunas anuales contra la influenza.

Consulta con tu dentista acerca de cualquier signo de infección en los dientes o en las encías.

Realízate análisis de sangre para controlar la función del hígado y del corazón. Si aparece algún problema, tu médico podría demorar el tratamiento o elegir una dosis y un medicamento de quimioterapia que sea seguro para ti.

Wapa, esperamos que Anahí de Cárdenas se recupere pronto y salga victoriosa de las quimioterapias que recibe para decirle adiós al cáncer de mama. Recuerda que la salud va de la mano con la prevención. Por ello, no olvides acudir a tus chequeos médicos preventivos con un ginecólogo o urólogo.

Mira el poderoso mensaje de Anahí de Cárdenas vía Instagram:

Te puede interesar

SÍGUENOS