¿Por qué no debes poner la cabeza hacia atrás cuando te sangra la nariz?

En el siguiente artículo te explicamos las cosas que NO debes hacer cuando tienes una hemorragia nasal.

Una de las situaciones que nos han generado alarma, ya sea porque nos ha pasado a nosotros o algún familiar, es cuando la nariz empieza a sangrar, la cual se puede dar por diferentes motivos.

A muchos nos atemoriza ver sangre, y más cuando sucede de un momento a otro. Sin embargo, no debes alarmarte, la mayoría que de las veces en que sale sangre de la nariz no tiene relación. Esto debido a que la nariz tiene gran cantidad de vasos sanguíneos muy pequeños que pueden romperse ante los cambios de temperatura.

En ese sentido, a continuación, te dejamos cuáles son las principales causas, señalados en el portal Mejor con salud.

- Irritaciones por alergias o resfriados.

- Aire muy frío o seco.

- Sonarse la nariz con mucha fuerza, o hurgarse la nariz.

- Alguna lesión o incluso tener el tabique desviado.

- Agentes químicos.

- Hipertensión arterial.

- Casos más graves: posibles tumores.

¿Qué debemos hacer cuando nos sangra la nariz?

- Mantener la calma

Punto muy importante del cual debemos seguir es que cuando la nariz empieza a sangrar es mantener la calma, especialmente cuando son los niños. Posteriormente, te explicamos las cosas que NO debes hacer ante esta situación.

- Poner la cabeza para atrás cuando te sangra la nariz

Un error que muchas personas comenten cuando les sangra la nariz es que hecha la cabeza hacia atrás; sin embargo, esto no es recomendable, ya que haría que el líquido rojo baje por la garganta y provocar tos o hacer que te atragantaras. Posteriormente, si tragaras mucha sangre, hasta podrías empezar a vomitar.

- No acostarte

Otro dato a tener en cuenta es que no es recomendable acostarse mientras se está sufriendo una hemorragia nasal. Muchas veces cometemos este error u obligamos a quienes sangran por la nariz a que se acuesten en el suelo o en el sofá, lo cual no es bueno ya que se corre el riesgo de tragar la sangre.

- No sonarte la nariz

Un punto más que debes tener en cuenta es evita aspirar o sonarte la nariz durante varias horas después la hemorragia, ya que si lo realizas podría volver a provocar el sangrado.

Finalmente, si tras aplicar estas recomendaciones, el sangrado no se detiene, debes acudir con un especialista para diagnosticar la causa y tratar el mal.

Te puede interesar