3 posturas de yoga que pueden mejorar tu fertilidad

El yoga logra efectos positivos en el organismo femenino que mejoran su respuesta a diversos tratamientos.

Realizar posturas de yoga es beneficioso para el momento de concebir y también para prepararnos para la concepción.

La pregunta está en cómo estos ejercicios nos ayudan a ser madres, y la respuesta está en sus grandes efectos en el cuerpo tras practicarlos.

¿Cómo nos beneficia el yoga?

El yoga no solo es una disciplina de meditación saludable, también funciona como una herramienta que nos aporta equilibrio y con esto disminuye nuestro estrés.

También nos permite desintoxicar el cuerpo, mejorar la circulación de la sangre y potenciar la función del sistema inmunológico.

A todos estos beneficios se le suma que este tipo de ejercicio ayuda a asimilar los tratamientos hormonales que muchas mujeres atraviesan para poder quedar embarazadas.

Posturas de yoga para la concepción y gestación

Postura de la pinza sentada

Con las piernas estiradas, la mujer debe inclinar la espalda con los brazos extendidos intentando tocar las puntas de los pies.

Esta postura te permitirá quitar las tensiones de los músculos de la espalda baja, las caderas y los isquiotibiales.

La relajación muscular tras esta práctica revitaliza el aparato reproductor, especialmente los ovarios y el útero.  

Respiración del zumbido de abeja

Esta postura o asana es idónea para liberar el estrés, uno de los más fuertes impedimentos de la fertilidad.

Sentada erguida, con los dedos índices en los cartílagos de la oreja y luego respira profundamente.

Continúa presionando con suavidad el cartílago y exhala imitando el sonido del zumbido de abeja, que es al que se le debe el nombre de la técnica.

Repite de 6 a 7 veces.

Postura de la cobra

Recuéstate apoyada sobre tu estómago, con las palmas de las manos tocando el suelo y los pies apoyados sobre el empeine.

Inhala y exhala lenta y de manera reposada mientras levantas tu torso. Arquea la espalda con cuidado hacia arriba y empuja hacia abajo caderas, manos y pies.

Esta postura es de las más recomendadas del yoga porque mejora la circulación sanguínea hacia el aparato reproductor, mejorando así la fertilidad.

También ayuda a crear equilibrio hormonal y a construir el moco cervical que es el que facilita que el óvulo sea fecundado durante la relación sexual.

Ten en cuenta estas posturas y practicar yoga en tu rutina previa concepción y luego para tu embarazo.

Además de los efectos positivos te ayudará a sentirte más relajada, sin estrés y ansiedad.  

Te puede interesar