Ibuprofeno: recomendaciones de uso de este medicamento en los niños

Todo lo que necesitas sobre el uso adecuado del ibuprofeno en los niños.

El ibuprofeno es uno de los antiinflamatorios más utilizados para aliviar el dolor, irritación de garganta o fiebres cuando el niño sufre un resfriado o una gripe. No obstante, en los últimos días la Agencia Nacional de Seguridad del Medicamento y de los Productos Sanitarios (ANSM) ha emitido un informe sobre los posibles efectos negativos que podría provocar este medicamento.

En muchos países de mundo el ibuprofeno es comercializado bajo el nombre de Dalsy, Junifen, Pirexin, Nurofen o Gelofeno en concentraciones de 2% y 4%. La cual, tiene una acción analgésica (para el dolor), antitérmica (para la fiebre) y también de acción antiinflamatoria.

Asimismo, este medicamente es muy utilizado en niños ya que, ayuda a disminuir la fiebre y aliviar el malestar, y podemos encontrarlo en forma de jarabe y también en cápsulas blandas masticables de 100 mg para niños a partir de siete años.

Pero, ¿cómo se debe usar en los niños? Según el prospecto, el ibuprofeno se le puede dar a los bebés a partir de los tres meses; sin embargo, normalmente se recomienda a partir de los seis meses debido a la inmadurez de su sistema renal. Del mismo modo recuerda que, su utilización en menores de 2 años debe realizarse siempre por prescripción médica.

Además, la dosis diaria recomendada es de 20 a 30 mg por kg de peso, repartida en tres tomas. Se recomienda no sobrepasar la dosis máxima de 40 mg por kg de peso al día de ibuprofeno. Toma en cuenta que, la dosis se calcula siempre según el peso del niño y no por la edad.

Por ejemplo, el jarabe al 2% contiene 20 mg de ibuprofeno por cada ml de jarabe (20 mg/1 ml). Es decir, como corresponden 20 mg/kg al día, en jarabe al 2% la regla es 1 ml/kg al día. Si mi hijo pesa 10 kg, tiene que tomar 10 ml al día. Lo único que hay que hacer es dividir la dosis diaria en tres tomas (se administra cada 8 horas), lo que daría 3,33 ml por toma.

¿Ibuprofeno o paracetamol?

Según el decálogo de la AEPap, solamente hay que usar medicamentos para la fiebre si hay malestar o dolor.

El ibuprofeno y el paracetamol tienen la misma eficacia para tratar el dolor, pero no se deben dar los dos a la vez, y según la AEP no es aconsejable combinarlos o alternarlos cuando la fiebre no baja, pues no hay evidencia científica de que sea más efectivo que utilizar siempre el mismo. Solo hacerlo si el malestar es intenso y persiste o recurre antes de la dosis siguiente.

El paracetamol es más seguro. El ibuprofeno, en ocasiones, puede provocar molestias en el estómago, náuseas, vómitos. Por eso, es más adecuado el paracetamol cuando el niño tiene vómitos o dolor abdominal.

Recomendaciones de uso de ibuprofeno

- Administrar bajo prescripción médica.

- Calcular bien la dosis que administramos, como explicamos más arriba.

- En caso de fiebre, buscar métodos naturales para bajarla y administrar ibuprofeno sólo en caso de dolor o malestar.

- Darlo a los intervalos indicados: cada 6-8 horas, nunca inferior a 4 horas. No logramos un mayor efecto por darlo más seguido, en cambio podemos producir una intoxicación.

- Al ser un jarabe en suspensión agitar el frasco antes de cargar la jeringa.

- No confundas las escalas de las jeringas. Algunas miden en milímetros y otras en milímetros y en kilos.

- Controlar la concentración de ibuprofeno que contiene el medicamento. Hay concentraciones para niños al 2 y 4 %, si cambiamos de marca verificar siempre la dosis que debemos administrar para evitar confusiones.

- Utilizar la dosis más pequeña que alivie/controle el dolor

- Utilizarlo durante el menor tiempo posible y seguir siempre las instrucciones del prospecto.

- Mantener fuera del alcance de los niños: a muchos niños les gusta su sabor y es mejor evitar las tentaciones.

No es una alarma sanitaria, tan solo una alerta de las autoridades francesas para que se siga investigando si los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno, uno de los medicamentos más usados por niños y adultos, podrían entorpecer la recuperación frente a ciertas infecciones.

(Información compartida en el portal Bebés y más)

Te puede interesar