Las siestas ayudan a controlar las emociones, afirma estudio

Las horas de sueño juegan un papel importante a la hora decodificar la información del día, señala el estudio científico.

Muchas veces después del almuerzo nos genera unas ganas intensas de cerrar los ojos para descansar, aunque sea unos minutos. Este momento que pide a gritos nuestro organismo tiene un propósito.

Rebecca Spencer, neurocientífica especializada en el sueño de la Universidad de Massachusetts Amherst, en Estados Unidos investigó sobre los beneficios que posee dormir unos minutos en el transcurso del día.

"Mucha gente constata que un niño sin siesta está emocionalmente desregulado", explica. "Eso nos llevó a hacernos una pregunta: '¿Realmente las siestas ayudan a procesar las emociones?'", señaló la especialista al portal El Tiempo.

dormir

Esta investigación ha demostrado que el sueño nos ayuda a dar sentido a las emociones. Es más, la siesta juega un papel muy importante a la hora de codificar la información extraída de las experiencias del día, por lo que es fundamental para conservar los recuerdos.

Pero, ¿por qué sucede esto? Los recuerdos emocionales son singulares debido a la forma en que activan el cuerpo amigdalino: el núcleo emocional del cerebro.

"La activación del cuerpo amigdalino es lo que permite que recuerdes el día de tu boda y el del funeral de tus padres más que cualquier otro día de trabajo", menciona Rebecca Spencer.

Es así que el cuerpo amigdalino resalta los recuerdos más importantes, lo cual que provoca que durante las horas de sueño se procesen durante más tiempo y, se reiteran más que otros recuerdos triviales.

Esto provoca que a lo largo los recuerdos que nos marcaron emocionalmente sean más fáciles de recuperar a futuro; sin embargo, el sueño también puede provocar algunos cambios que alteren la realidad.

"El sueño es particularmente efectivo a la hora de transformar la memoria emocional", dice Elaina Bolinger, especialista en emoción y sueño en la Universidad de Tuebingen, en Alemania, quién juntos otro grupo de especialistas realizaron un estudio a un grupo de niños entre 8 y 11 años.

En el proceso de estudio, los niños mostraban su respuesta emocional eligiendo dibujos sencillos de personas. Luego, un grupo de los menores fueron a dormir, mientras que otros no. Durante ese periodo, los investigadores controlaron su fisiología cerebral a través de electrodos desde la habitación de al lado.

A la mañana siguiente, los niños vieron las mismas imágenes, además de algunas nuevas. Y en comparación con los niños que permanecieron despiertos, los niños que habían dormido controlaban mejor sus respuestas emocionales.

Esta investigación sugiere que el sueño ayuda a cristalizar la información emocional y a controlar cómo nos hace sentir. Y este efecto ocurre rápidamente.

perrito

"Gran parte de la investigación actual señala que una sola noche de sueño ya es útil", "Es útil para procesar los recuerdos, y también es importante para la regulación emocional en general", finaliza el experto a la página antes mencionada.

Te puede interesar