Tres enfermedades de la mujer asociadas al sistema inmunológico debilitado

Nuestra salud es lo más importante, ¡a estar atentas!

El sistema inmunológico es la defensa natural del cuerpo contra las infecciones, como las bacterias y los virus.

A través de una reacción bien organizada, nuestro cuerpo ataca y destruye los organismos infecciosos que lo invaden.

Cuando el sistema de defensa de una mujer se encuentra en estado vulnerable —generalmente, debido a hábitos de estilo de vida inadecuados—, tiene más probabilidades de desarrollar enfermedades ginecológicas relacionadas a bacterias y virus.

Herbert Lázaro, médico ginecólogo del Instituto Médico de la Mujer, nos explica cuáles son los síntomas y riesgos de estos males:

1.Vaginosis bacteriana:

Es una enfermedad bacteriana que se da de forma recurrente cuando se pierde el equilibrio entre los diferentes tipos de bacterias saludables que están en la vagina y estas proliferan gracias a la humedad y a una dieta rica en azúcares refinados.

 “El síntoma principal de la vaginosis bacteriana es un flujo vaginal delgado y abundante, con fuerte olor. El flujo puede ser de color blanco, de un gris apagado, verdoso o espumoso”, señala Lázaro.

1

2.Candidiasis:

La candidiasis es una infección causada por el crecimiento excesivo del hongo Cándida Albicans que normalmente vive en el organismo humano, sin embargo, cuando el sistema inmune se encuentra débil, prolifera y puede afectar cualquier parte del cuerpo.

“Muchos desconocen que esta enfermedad puede causar depresión ya que ataca a tu aparato intestinal  y al estar infectado con la cándida es propenso a producir otros hongos y bacterias que evitan que se pueda absorber bien los nutrientes y vitaminas esenciales, entre ellos la vitamina B6, la B12 y  la serotonina, las cuales son indispensables para prevenir los problemas asociados a la salud mental”, afirma el médico ginecólogo del Instituto Médico de la mujer.

3.Virus Papiloma Humano (PVH) :

Es la infección sexualmente transmitida más común que existe, ya que ocho de cada 10 personas en algún momento de su vida contraerá algún tipo de Virus de Papiloma Humano (VPH).

A pesar de lo común que es padecerlo, la mayoría de personas lo combaten y no se enteran de que lo tuvieron, sin embargo, en un cuerpo con un sistema de defensa debilitado el VPH persiste y puede provocar verrugas genitales o incluso cáncer de cuello de uterino si no se detecta y se lo combate a tiempo.

La vacuna contra el PVH  puede ser de gran ayuda para la prevención de esta enfermedad.

No obstante, esta solo protege a las mujeres de los dos subtipos más fuertes de este virus y no de los 148 restantes, los cuales, en un sistema de defensa vulnerable, pueden convertirse en cepas  agresivas que generen lesiones.

2

Para el ginecólogo existen ciertos hábitos en el estilo de vida  que contribuyen a disminuir nuestras defensas.

Esto se puede modificar a través de  una alimentación balanceada  rica en Omega 3, zinc y vitamina c, evitando los azucares refinados que debilitan el organismo y favorecen el aumento de bacterias; tratando de dormir la mayor cantidad de días a partir de las 10 pm y por 8 horas; practicando deporte de forma regular y  manteniendo  el estrés controlado.

Te puede interesar