Mutación de coronavirus obliga a Reino Unido a entrar en confinamiento

El ministro de Sanidad británico, Matt Hancock ha asegurado que esta variante es “más difícil” de controlar.

Se encendieron las alarmas en Reino Unido luego de la aparición de una nueva variante del coronavirus. Las autoridades británicas tuvieron que endurecer las medidas restrictivas en gran parte del país por el alarmante incremento de los casos de la COVID-19.

Según la evidencia científica recabada, esta nueva cepa descubierta acelera hasta un 70 % más la transmisión del virus.

Por tal motivo, el primer ministro británico, Boris Johnson, se vio obligado a modificar los planes de movimiento de la población para esta Navidad, entre críticas de la oposición laborista por no haber tomado antes estas medidas.

Este preocupante nivel de los contagios en Londres y en el sureste de Inglaterra obligó al Ejecutivo a situar a estas áreas a partir de este domingo en el nivel 4 de riesgo -grave-, con el cierre de tiendas que venden artículos no esenciales, gimnasios, cines, mientras que se pide a la gente que trabaje desde casa.

Si bien esta variante se propaga con velocidad, no hay pruebas de que sea más letal o que pueda tener un impacto en la efectividad de las vacunas desarrolladas contra la COVID-19 y que ya se están suministrando en algunos países, si bien este extremo se está evaluando con urgencia para su confirmación.

El director médico de Inglaterra, Chris Whitty, indicó este sábado que a raíz del "rápido aumento de los casos en el sureste (de Inglaterra)", el grupo asesor de Nuevas amenazas de virus respiratorios emergentes (NERVTAG, en inglés) considera "que la nueva cepa se expande más rápidamente".

"Hemos alertado a la OMS y seguimos analizando los datos disponibles para mejorar nuestro entendimiento" del virus, añadió.

 

Te puede interesar