Iglesias de Lima reabrirán progresivamente desde el 16 de noviembre

“Lo hacemos por la salud de la población. Sino después nos quedamos sin fieles”, dijo al respecto el Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo.

Tal como lo adelantó el presidente Martín Vizcarra hace unas semanas, los templos y espacios de celebración de Arquidiócesis de Lima serán reabiertos de manera progresiva tras ser cerrados en marzo por la pandemia del coronavirus.

Su reapertura será de manera progresiva y comenzará a partir del lunes 16 de noviembre, según lo anunció esta mañana el Arzobispo de Lima, Monseñor Carlos Castillo a América Noticias.

En ese sentir, explicó que siguen continúan alistando los protocolos que debe seguir cada templo y capilla a fin de evitar posibles contagios del nuevo coronavirus. Castillo adelantó que, como la situación de la pandemia del COVID-19 en cada jurisdicción en diferente, el Ejecutivo continúa supervisando sus acciones.

“Nosotros hemos dicho a partir del 16 de noviembre comenzamos y preparemos bien los templos. Lo digo es referencia a la Arquidiócesis de Lima porque ayer tuvimos reunión con obispos y nos dicen que hay situación grave en parte de la ciudad [Lima]. Estamos de acuerdo que prudencialmente sea a partir del 16, pero algunas ya pueden abrir [a partir del 2 de noviembre] porque están dentro de las posibilidades y otras no porque la situación es de peligro”, señaló.

Reapertura en tres fases

Monseñor Carlos Castillo manifestó que planifican la reanudación de actividades en las iglesias en tres fases. La primera de ellas, en las que se encuentran ahora, es preparar los templos con la supervisión del Ministerio de Salud (Minsa).

“La primera fase es preparar los templos, la segunda es abrir con mucho cuidado y progresivamente durante un tiempo quitando las misas los domingos, quizás haciéndolas durante los días de semana y muy restringidamente”, expresó.

“La tercera ya es la apertura [total] en caso la cosa disminuya, pero es menos probable como van las cosas. La segunda fase demorará mucho probablemente [en aplicarse]”, agregó.

Por último, precisó que en los protocolos conversados con el Minsa figuran que no se abrirán las capillas de oración y templos más pequeños. “En esto no es que suspendemos por suspender, sino que lo hacemos por la salud de la población. Sino después nos quedamos sin fieles, es peor”, aseveró.

Te puede interesar