Día Mundial del Zurdo: ¿Es verdad que piensan de manera distinta?

Las diferencias entre zurdos y diestros van desde las habilidades motoras hasta el tejido del cerebro y provienen desde hace millones de años.

De acuerdo a la asociación Left-Handers International, las personas zurdas componen aproximadamente el 10% de la población mundial.

Si trasladamos la cifra a nuestro país, sabemos que unos tres millones de nuestros compatriotas son zurdos.

Según la misma organización, la proporción es mayor en hombres, pues el 13% de ellos favorecen a su mano izquierda, mientras que entre las mujeres, la proporción es del 9%.

(Foto/selimaksan / Getty Images/iStockphoto)

Las diferencias van más allá de solo la preferencia al usar las manos o pies. El Dr. Alfredo Cárdenas, docente de la carrera de bioingeniería de UTEC, explica que también existen distinciones significativas entre diestros y zurdos a nivel de estructura cerebral y de procesamiento del lenguaje.

“Hay tres regiones cerebrales que se diferencian entre zurdos y diestros: la corteza motora del cerebro (superficie del cerebro), el estriado (una estructura en la profundidad del cerebro) y el cerebelo (encargado de coordinar los movimientos)”, detalla Cárdenas.

También la zona del cerebro dedicada al lenguaje -el Área de Broca- puede cambiar de lugar. Esta región se encuentra usualmente en el hemisferio cerebral izquierdo, un poco por encima y detrás de la sien. El 10% de los zurdos invierte esta localización hacia el lado contralateral.

“Hay más evidencia de que la distribución de las tareas cerebrales en zurdos y diestros no es la misma. Por ejemplo, los zurdos que tienen una lesión en el hemisferio cerebral izquierdo muestran menor deterioro en la comprensión oral y escrita que los diestros”, afirma Cárdenas.

Asimismo, existe una serie de mitos y creencias respecto a los zurdos. Se sabe, por ejemplo, que el hemisferio derecho que controla el lado izquierdo del cuerpo, sería el predominante en zurdos.

Este está encargado de la expresión de emociones, la memoria espacial, la creatividad, entre otras funciones cerebrales superiores.

“Existe la tendencia a pensar que los zurdos, al tener este hemisferio como dominante, tendrían mayor facilidad para las artes, como la música, y las habilidades sociales que los diestros. Sin embargo, un pianista zurdo debe convertirse en diestro para llevar la melodía con una mano y el ritmo con la otra. Y los artistas son usualmente diestros. Así que esta hipótesis tendría que ser evaluada con un poco más de profundidad”, explica el docente de UTEC.

Las diferencias no son exclusivas de seres humanos, sino que también se han encontrado en primates. “Aparentemente, los Homo Sapiens lo hemos heredamos hace millones de años, del último ancestro común junto con nuestros primos-hermanos evolutivos. Estudios en fósiles homínidos como los de Homo Neanderthalensis y Homo Heidelbergensis muestran esta lateralización de las funciones cerebrales, así que, de ser un mito, ya lleva más de medio millón de años entre nosotros”.

Te puede interesar

SÍGUENOS