Médico se levanta de su camilla para salvar la vida de otro paciente en riesgo de muerte | VÍDEO

El galeno Miguel Ángel Arteaga, aún convaleciente, priorizó la vida de otra persona que necesitaba ser atendido de emergencia. 

En Twitter, una historia viene siendo aplaudida por la valerosa acción y desprendimiento de un . Se trata de un hombre que mostró su verdadera vocación al ayudar a salvar la vida de un paciente, el detalle de la historia es que el protagonista se encontraba internado por un mal que lo aquejaba.

Este valeroso galeno que se encontraba en una camilla de un hospital al verse afectado su salud, no lo pensó más y se levantó de la cama donde era atendido para auxiliar a un marino, cuya vida corría peligro.

Se trata de Miguel Ángel Arteaga, quien trabaja como especialista en Traumatología y Ortopedia en el Hospital General de Pemex Paraíso, en Tabasco (México). Su acción se dio a conocer y dio la vuelta al mundo luego que el periodista Samuel Cuervo de Milenio, compartió las imágenes en su red social Twitter.

Un momento eres paciente y al otro te tienes que levantar para ayudar a alguien. La reacción del Dr. Miguel Ángel Arteaga, en Tabasco, quien dejó la cama en que recibía atención para ayudar a otro paciente”, escribió el comunicador en sus redes sociales junto a las fotos que vienen viralizándose, en las que se ve al galeno usando una bata para pacientes, mientras atiende a otro paciente en otra camilla.

Sobre el peculiar hecho, el médico Miguel Ángel Arteaga contó a Yahoo Noticias que todo comenzó cuando se encontraba en una reunión en el hospital y comenzó a sentirse mal, con vértigo, náuseas, cefalea y presión alta, por lo que sus colegas lo llevaron al área de urgencias. Tras ello, aun convaleciente en la camilla, el médico observó que llegó un paciente con una herida grande en el brazo derecho.

Miguel Ángel relató que el marino (paciente) y sus compañeros trasladaban unos vidrios que al romperse le causó la herida grave, y que llegó al nosocomio con un torniquete para detener el sangrado, pues el corte le dañó una arteria y una vena.

Sin pensarlo dos veces y dominado por su vocación, se paró de la camilla decidido a aportar su experiencia en traumatología para así ayudar a sus colegas. “Había dos misiones, salvarle la vida al marino y también salvar su brazo, por lo que le puse dos puntos especiales para que dejara de sangrar”, relató.

Te puede interesar