Caso Mabel Huertas: ¿En qué momento un mensaje se convierte en acoso sexual?

La periodista Mabel Huertas denunció por acoso a un trabajador de Promart en las redes. Sin embargo, para Beatriz Ramírez este caso es aún más grave porque existe un mal uso de los datos personales por parte de la empresa. 

Hace unos días, Mabel Huertas reportó que fue víctima de acoso por parte de un trabajador de una conocida tienda de almacenes. Este caso generó gran controversia en redes sociales, donde se debatió si la periodista exageró su denuncia pública o actuó bien en aras de frenar este tipo de comportamientos en nuestra sociedad.

Para la abogada y docente de derecho Beatriz Ramírez el acoso es cualquier conducta por la cual una persona intenta tener cercanía o contacto contigo, sin que se lo permitas o consientas.

“Para que sea acoso sexual implica que debe tener otro tipo de connotación, en este caso sería el mensaje sobre lo bonito de sus ojos, ya que se asemeja al típico comentario que les hacen a las mujeres y que los chicos esperan que lo tomemos a bien cuando nunca son solicitados. Eso es acoso sexual”, explicó Ramírez a Wapa.pe.

Sin embargo, al ahondar más en este hecho, la especialista considera este caso sumamente grave por la combinación de factores. Ya que se evidencia un mal uso de los datos personales de Huertas, lo mismo que provocaría que se altere el normal desarrollo de la vida cotidiana de cualquier persona.  

Mal uso de los datos personales

El caso de Mabel Huertas refleja lo perturbador que resulta para cualquier persona cuando ingresan a su esfera de privacidad sin consentimiento tras una simple relación comercial supuestamente confiable.

“Hace un par de años en nuestro país tenemos una regulación que protege tus datos personales para que nadie que acceda a ellos, por cuestiones laborales, pueda seguir usándolos para establecer un medio de contacto contigo”, manifestó la experta.

La doctora asemeja lo sucedido a la periodista con lo que viven muchas mujeres tras solicitar taxis aplicativos u otros servicios similares.

Cuando los aplicativos te permiten saber el número y la dirección de los pasajeros, muchas ocasiones los choferes han intento entablar un tipo de contacto similar a este caso. Algunos hasta son más atrevidos, interrumpiendo su tranquilidad al decirle ‘ya sé donde vives’, ‘voy a pasar por tu zona para volver a encontrarte’, entre otras cosas”, relató. 

Este comportamiento crea una sensación de miedo ya que se interrumpe la vida cotidiana de la víctima. “Alguien que tiene tu dirección, tiene tu teléfono y se ha tomado la libertad de trasgredir la norma que le impide usar tus datos personales para conseguir una cercania contigo es lo que lo hace acoso sexual”, comentó Ramírez.

La combinación de estos factores puede generar más casos asintomáticos de acoso sexual, porque debido a la coyuntura son varias las situaciones donde nuestros datos personales están expuestos en la internet. “Podría pasar con cualquier servicio que necesitamos”.

¿Qué es un piropo y en qué caso son válidos usarlos?

Para finalizar, Beatriz argumentó que realizar comentarios sobre el cuerpo, aspecto o equis cualidades de una persona, comúnmente conocido como un “piropo”, puede llegar convertirse en acoso.

“Si a alguna persona le gusta recibir ese tipo de comentarios, lo sabes porque es tu amiga, te está dando el consentimiento de hacerle ciertos comentarios. Eso depende de cada uno. Pero si esta persona no te lo permite, no te quejes después, porque podría ser considerado acoso sexual.

Se recomienda a todas las personas que no realicen comentarios sobre otras personas. La especialista no considera natural colmar de adjetivos a otro individuo por su forma de ser o de vestir. “Hay muchas sociedades en donde esto (los piropos) no se hacen, porque no está bien”, sentenció.

Te puede interesar