Errores que podemos cometer cuando cambiamos el pañal de nuestro bebé

Sigue las indicaciones adecuadas para el cambio correcto del pañal de tu bebé y evita que sufra infecciones en su zona íntima.

El cambio de pañal del bebé es un nuevo hábito que formará parte de la rutina de todas las madres, así que, es mejor que te asegures que lo estás haciendo correctamente. Hay algunos errores que podemos cometer, sobre todo, si somos mamá primeriza. 

Con práctica las cosas tendrán un mejor resultado. Lo importante es hacerlo una y otra vez lo mejor posible. El bebé es delicado en todos los sentidos, por lo que, hasta un cambio de pañal mal hecho podría generarle daños. 

Lo básico es que cuando sintamos un olor fuera de lo normal y esto sea porque tu bebé ya necesita un cambio de pañal, debes actuar inmediatamente. Nunca lo hagas esperar, aunque gracias a sus peculiares gritos y llantos ellos te avisarán de todas formas. 

¿Cómo debemos cambiar el pañal del bebé?

El pañal debe estar pegado al cuerpo del bebé, pero sin exagerar, es decir, no debe estar muy ajustado o podrías perjudicar su circulación . Si al quitarle la ropa te das cuenta que tiene marcas rojas en su cintura puede ser porque el pañal estuvo muy ajustado.

El tiempo debe ser preciso, pues no debes extenderte o demorarte porque el bebé podría empezar a sentir frío e incomodarse. Cuando tu bebé se ha hecho orina el tiempo no preocupa mucho, pero cuando se trata de material fecal sí porque esta si es más dañina. 

¿Cómo limpiar la zona íntima de tu bebé? 

Cuando el bebé haya hecho sus necesidades, deberás tener mucho cuidado con cada partícula que manche su cuerpo, pues deberá ser removida en su totalidad o podría generarle alguna infección, debido a la cantidad de bacterias que podrían formarse.

Además, la limpieza debe ser de la zona de adelante hacia atrás. Ya que, al limpiarlo del lado contrario podría generar infecciones, dado que, pequeñas partículas de la zona de atrás podrían moverse hacia la parte íntima del menor.

Lo recomendable es no exagerar en el uso de cremas, pues tu bebé podría sentir una sensación de humedad generándole incomodidad. Su ropa también podría ensuciarse. 

 

 

Te puede interesar

SÍGUENOS