Recomendaciones para ayudar a los niños a enfrentar la cuarentena

La cuarentena está causando consecuencias negativas en el desarrollo de nuestros hijos y es mejor ayudarlos para que esto no los afecte tanto.

La cuarentena por el covid-19 afecta también en gran cantidad a los niños, quienes caracterizados por su hiperactividad desean salir a jugar a la calle o hacer algo, pero fuera de casa. Ellos son más vulnerables en aburrirse rápido.

El cambio radical de pasar a una vida más activa y libre ha pasado a varios días de encierro. Esto es algo que con la extensión de los días de confinamiento ha afectado a niños de diversas partes del mundo. Pues, así como Perú, otros países también tuvieron que alargar el periodo de cuarentena.

La rutina de los niños en cuarentena

En este caso, hay algunos factores que se verán perjudicados por la ausencia de ciertas actividades que anteriormente formaban parte de su rutina, pero hoy ya no está.

En primer lugar, los niños ya no van al colegio. Ahora estudian desde casa, por lo que, ya no tienen un horario cuadriculado que deben cumplir. Esto puede provocar en muchos hogares que los nuevos horarios del pequeño sean más relajados.

Los niños ya no tienen la necesidad de dormir temprano para levantarse al día siguiente e ir a estudiar porque todo lo hacen desde casa. Esto podría provocar que los menores puedan tener problemas de sueño, así como la presencia de pesadillas.

Por eso, es fundamental que se respete su ciclo de día y noche. Romper la rutina podría provocarle un desorden de vida y con el tiempo problemas en su salud. El sueño es importante, sobre todo, a una menor edad, puesto que, permite la regeneración celular y la formación de un cuerpo más sano.

Otro problema muy presente que con el confinamiento puede aumentar es el uso de pantallas. Los niños no deberían usarlas por lo menos hasta las dos horas antes de dormir.

El ejercicio físico

Tanto en niños como adolescentes y adultos, el ejercicio físico siempre será importante. Esto permite el fortalecimiento de músculos y huesos. También ayuda a prevenir la obesidad, diabetes e hipertensión.

También provoca un mejor estado de ánimo, sueño saludable y un mejor nivel cognitivo o buen rendimiento para los estudios. La Organización Mundial de Salud recomienda que los niños de 5 a 17 años deben realizar como mínimo actividad aeróbica.

La forma en como podemos ayudar a que nuestros hijos realicen ejercicios es creando espacios de juegos, circuitos dentro de la casa, tabla de ejercicios o divertidos bailes en familia.

Con la creatividad todo es posible. Recuerda que los niños realizarán las actividades que les llame la atención o les agrade. Si tiene un toque de diversión mucho mejor para ellos.

Te puede interesar

SÍGUENOS