Caso Andrés Wiese: El problema es que cosificamos sexualmente al individuo, hombre o mujer

A raíz del acoso que sufrió Andrés Wiesse en redes sociales, la especialista Beatriz Ramírez explica que este problema está arraigado en toda la sociedad, y no es exclusivo de ni un género.

Andrés Wiese nunca pensó que preparar una torta de tres leches le generaría gran fastidio. A través de sus redes sociales, el popular ‘Nicolás’ confesó que se encontraba muy incómodo por la gran ola de comentarios inapropiados que recibió por parte de sus fans.

Pese a que la publicación no presentaba algún tipo de connotación erótica, sino una receta de repostería con la imagen del postre culminado, el actor fue tratado como un objeto sexual. “Esto no es una guerra entre hombres y mujeres por quien acosa más, sino un problema social”, explicó la abogada y docente de derecho Beatriz Ramírez a Wapa.pe.

Para Ramírez, casos como estos ayudan a entender la doble moral que existe en nuestra sociedad. “En el fondo esta persona está diciendo que no se siente cómoda con ese tipo de mensajes”.

¿Por qué nos comportamos así?

Para acabar con este tipo de conductas que reinan en nuestra población, primero debemos entenderlas. La especialista considera que es útil resaltar dos puntos claves.

El primero es reflexionar que, en general, está mal tratar a cualquier individuo como un simple objeto, al punto de cosificarlos sexualmente. “Esto comúnmente pasa con las mujeres, pero también pasa con hombres, como en este caso”, comentó la abogada.

“Nadie niega que el acoso es una práctica sistemáticamente marcada hacia las mujeres, pero casos como estos nos hacen entender que en general nuestra sociedad trata a muchas personas como si fueran un objeto, un cuerpo, antes que un ser humano”, resaltó.

El segundo punto clave es entender, de una vez por todas, que existen varios tipos de masculinidades. “Usualmente solemos pensar que a un chico este tipo de cosas le tienen que parecer bien. Porque asociamos que los hombres tienen una masculinidad que se fortalece cuando tiene muchas chicas detrás, cuando la gente los alaba su desempeño o lo que sea”, indicó.

“Este pensamiento no está bien, las masculinidades pueden ser muy diversas y no todas deben ser del estereotipo que tienen en la mente”, acotó.

Lamentablemente, la “conducta del acoso” la comenten hombres y mujeres contra hombres y mujeres. Por lo que es necesario problematizar cuando cualquier persona es vista como un objeto y no como un sujeto.

“Ante la ley, el acoso en nuestro país, y en general, está regulado como una conducta por la cual tú te metes en la esfera personal o al espacio íntimo de alguien sin su consentimiento, independientemente del género”, enfatizó Ramírez.  

Ella considera que no existe una doble moral ni en hombres ni mujeres, sino que en general hay una doble moral social. “Nosotros somos el problema, somos quienes le damos connotación sexual a los actos. Nos excusamos para tratar a las personas como objetos sexuales, porque al fin y al cabo el que le da la connotación sexual es la persona que hace este tipo de comentarios”, sentenció.

Por último, la especialista exhortó a todo aquel -hombre o mujer- que sea víctima de cualquier tipo de acoso, a denunciar el caso como crea conveniente. Puesto que es la única forma de generar empatía entre nuestros congéneres, y así empezar a desterrar este horrible accionar que tanto daño le causa a nuestra sociedad.

Te puede interesar

SÍGUENOS