¿Qué pasará con los pequeños y medianos negocios? 3 historias para no abandonarlos en su lucha

El estado de emergencia generado por el nuevo coronavirus ha perjudicado en demasía a los pequeños y medianos negocios de todos los rubros. Conoce la historia de tres mujeres que tratan de reflotar sus actividades pese a las adversidades. 

Paloma, Krizia y María Claudia no se conocen, pero, de alguna u otra forma, el coronavirus las ha llegado a juntar en un mismo grupo. Ellas pertenecen al sector de pequeños y medianos negocios que se han visto obligados a ponerle pausa a sus actividades por culpa de la pandemia del Covid-19.

El drama de los artistas

“Todos han sido afectados por el coronavirus, desde el arte callejero hasta el teatro más grande y conocido”, cuenta Paloma Reyes de Sá directora y profesora de Gestus Escuela, que brinda asesorías creativas, talleres y charlas relacionadas a las artes escénicas.

“También tenemos presentaciones de espectáculos para un promedio de 80 personas. Por lo que es imposible realizarlo porque en esa situación no está permitido congregar gente. Estamos reinventándonos para ver que hacer”, le comenta a Wapa.pe.

Y es que el panorama cultural está a la expectativa de qué puede ocurrir en los próximos días, semanas e inclusive meses. Mucha gente vive de sus talleres o de sus presentaciones de clown, impro o stand up comedy. Estos artistas no están en los grandes teatros, sino que se sitúan en espacios pequeños y laboran sin contrato, por lo que es como vivir el día a día. 

“Ahora, como no hay manera de planificar nada, hemos tenido que cancelar muchos talleres”, lamenta Paloma, porque sabe que es complicado enseñar artes escénicas de manera virtual, aunque no imposible. “Estamos encontrando la manera para que el teatro se adapte a la situación y sea posible dar clases”.

Paloma indica que en Gestus ya han planificado los próximos dos meses que se vienen para trabajar virtualmente con nuevas formas de enseñanza. “Vamos a abrir un taller de caracterización de clown, de bufón. Así como asesorías creativas. Jamás me había imaginado hacer algo así, pero me encanta ayudar a que las personas que están con deseos de crear cosas puedan desarrollarse”.

Aun con todas las trabas generadas por el aislamiento social, la profesora ve el panorama con optimismo. Considera que todo artista debe ser resiliente para que pueda seguir creando a partir de las emociones y las vivencias.

“Debemos volver a aprender y sacarle provecho a lo que está pasando. Sí o sí tenemos que reinventarnos. No se trata de ser víctimas de la situación, porque sin arte la vida no es tan chévere. Todo el mundo en casa necesita consumir entretenimiento, arte en sí, para sentir, el arte es un reflejo de la sociedad”. 

Esta es la oportunidad para que el teatro llegue a nuevas personas y se enamoren de él. Si deseas ser parte del mundo del arte, puedes encontrar información de sus clases virtuales en sus redes sociales: Facebook: Gestus e Instagram: gestus_peru. O realizar consultas personalizadas a su correo escuela@gestus.com.pe o al whatsapp: +51 987 089 280.

La ventaja de la tienda virtual

Hasta el 15 de marzo, Krizia Falla Mogollón vendió sin complicaciones gran variedad de productos, como blusas, polos, pantalones, vestidos, entre otras prendas en su local ubicado en Miraflores. Sin embargo, el estado de emergencia la obligó a cerrar su boutique de un día para otro.

Por suerte, KFM Perú, nombre con el que Krizia bautizó su negocio, no solo tiene una tienda física, sino que también mueve sus productos a través de su página web o ecommerce. “Con todo lo que está ocurriendo hemos decidido darle mucha más fuerza a las ventas online, para empezar a trabajar desde casa lo que dure la cuarentena y posterior a ello, porque sabemos que no todo va a volver a la normalidad de forma inmediata”. (Aquí puedes ingresar a su tienda virtual)

Para Falla Mogollón, la tienda virtual se está convirtiendo en su mejor aliado. En Perú, las ecommerce crecían a paso lento, pero las circunstancias actuales han hecho que el proceso se acelere y muchos más negocios lo implementen. “Las empresas pequeñas, que no lo tenían de forma cercana, deben empezar a hacerlo pronto”, comentó la dueña de KFM Perú.

“Estamos tratando de darle la vuelta a la cuarentena y ver que posibilidades son las que tenemos de avanzar. Ahora estamos enfocados a reforzar la venta por internet”, acotó

Si la cuarentena se alarga, Krizia, en lugar de desesperarse, tiene claro cual es el siguiente paso para no descuidar su marca y poder salir victoriosa de la pandemia, en todo el sentido de la palabra.

“Hemos empezado a trabajar lo digital y poner publicidad en redes sociales. Para que haya más posibilidades de venta. Además, nos hemos unido a una campaña que promueve la compra local. Así incentivar a las personas que compren cosas o adquieran servicios que estén dentro de su localidad”, finalizó.

“Solo queda ser positiva”

María Claudia Ferrira es dueña del salón de belleza Maffra Hair Art y tiene dos sucursales, uno en Miraflores y otro en Magdalena, sin embargo, a comparación de Paloma y Krizia, no tiene forma alguna de hacer funcionar su negocio.

Pero ella visualiza el futuro con mucho optimismo. “Cuando pase todo el tema de la cuarentena, espero que la peluquería esté bien. Porque mis clientas no me dejan de escribir diciendo que necesitan ya algún tipo de retoques, ya que la belleza puede llegar a ser algo indispensable para algunas mujeres”.

Pero María Claudia también sabe que otra gran porción de su clientela no podrá volver a su salón de belleza por mucho tiempo. “Varias de mis clientas también son independientes y, como yo, no están teniendo ingresos. Por lo que sí me va a afectar a largo plazo esta para, espero que no tanto al punto que me haga cerrar el negocio. Dios quiera que no”.

Por lo que la estilista ya empezó a planear como revertir el bajón económico una vez que vuelva a abrir sus locales. “Cuando ya podamos atender, hemos planeado abrir más temprano. Si normalmente abría a las 10 de la mañana, ahora será desde las 8. Y al cerrar, no me importa quedarme hasta la medianoche pero trataré de atender a la mayor cantidad de clientas. Voy a trabajar duro y parejo”, indicó Ferreira. “Por suerte tengo ahorros para estar bien por ahora, porque yo no estoy ganando nada, absolutamente nada”, agregó.

Para continuar con la cadena de pagos y poder cancelar el mes a sus trabajadores, la dueña de Maffra recurrió al dinero que había obtenido por unas rifas que realizó en su local, pero si la cuarentena continua, el panorama comienza a trastornarse desalentador.

“Si el estado de emergencia sigue, con el dolor de mi corazón no voy a poder pagarle a mi equipo. Los quiero mucho, pero de donde puedo sacar dinero si nadie está produciendo”, concluyó.

Te puede interesar

SÍGUENOS