El valor de un abrazo en tiempos de coronavirus

Si pensabas que las muestras de cariño estaban sobrevaloradas, ahora, en tiempos de coronavirus ¿piensas igual?

El aislamiento social nos está mostrando un nuevo panorama para socializar, ya que estamos acostumbrados a interactuar con personas. Ya sea en la calle, en el trabajo y en familia, las muestras de cariño con contacto físico son pan de cada día. Pero en estos últimos días, el acercarse puede ser contraproducente y hasta mortal, por así decirlo. El coronavirus llegó para alejarnos de lo que conocemos.

Abrazarnos es una forma de apoyar al otro cuando estamos tristes, de reconfortarnos cuando sentimos que el mundo se cayó sobre nosotros y no vemos solución para nada. Si bien un abrazo no resuelve los problemas o los disuelve, su magia sí sana nuestras heridas.

Nos han pedido estar en aislamiento social para que el virus no se propague más. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indicó que: "Una persona puede contraer la Covid-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus. La enfermedad puede propagarse de persona a persona a través de las gotículas procedentes de la nariz o la boca que salen despedidas cuando una persona infectada tose o exhala".

Así que, lo mejor que podemos hacer es alejarnos, separarnos para que el reencuentro sea más fabuloso cuando todo este infierno pase. No juguemos con la salud de los que amamos, aunque pienses que no lo harás, es mejor prevenir.

Es probable que al acabar esta cuarentena no veamos el mundo de la misma manera, yo no lo veré de la misma manera. Y es que, por mucho tiempo el demostrar emociones era visto como una debilidad o defecto, puede ser que nos expongamos a que nos lastimen, pero es una forma de vivir de manera intensa.

Abraza, “apapacha” como me decía mi mamá. Y por si no lo sabías, esta última palabra viene del idioma náhuatl, que si bien al inicio significaba algo distinto ahora es “dar cariño”, pero también es frecuente darle una lectura más profunda y espiritual, la cual es: “acariciar con el propio espíritu”, y es que ¿cuántas veces hemos recibido un abrazo que nos llenan el alma?

Existen campañas de “abrazos gratis”, donde las personas que reciben uno terminan hasta las lágrimas, ya sea porque hace mucho no reciben uno o porque en ese instante lo necesitaron. A mí me gusta abrazar, cuando me abrazan de la nada se siente como una recarga de energía.

¡Cuántas veces hemos sobrevalorado el recibir o dar uno! Yo, personalmente ni bien acabe esta cuarentena a la primera persona que buscaré para abrazar es a mi mamá, y agradeceré el tenerla a mi lado. Así que, querida wapa valoremos esas expresiones de cariño que no siempre damos y que deberíamos hacer cada vez que podamos siempre que gocemos de buena salud.

Como dice Martín Vizcarra: “Porque te quiero abrazar más adelante, es porque me distancio ahora”.

Te puede interesar

SÍGUENOS