Carta a la sociedad: “Es injusto, porque mientras yo me quedo en casa, ellos continúan saliendo”

Ciudadana cuenta cómo vive la cuarentena por el coronavirus y hace un llamado de atención a la sociedad.

Muchas veces nos hemos quejado porque no hemos tenido tiempo para realizar lo que queremos hacer; ordenar nuestro cuarto, hacer ejercicio, estudiar ese curso Online y los que tenemos mascotas pasar tiempo con ellos. Pero parece que la cuarentena por el coronavirus ha llegado en el momento preciso.

El mundo entero viene siendo afectado por esta pandemia, ya que a su paso ha cobrado a la vida de miles de personas y los diferentes gobiernos vienen tomando medidas para evitar el contagio, ordenando el aislamiento social obligatorio.

Esta medida parece que no ha sido tomada a conciencia; muchos optan por seguir saliendo, poniendo en riesgo no solo la vida de ellos sino también de las personas que los rodean. Pero también existen casos de ciudadanos que aprovechan este momento para hacer lo que antes no pudieron.

En el siguiente espacio te contaremos la historia de una joven, quien ha brindado un gran mensaje a esta situación y que seguramente, muchos se sentirán identificados.

Carta anónima a la sociedad

Soy una chica de 26 años que decidió independizarse y que hoy en día solo con sus dos perros. Desde el momento que decidí mudarme sola, sabía que la situación iba ser difícil porque sería yo la que se encargaría de limpiar, cocinar, lavar y muchas cosas más, pero ahora con la llegada del nuevo coronavirus parece que la situación se ha vuelto más complicada.

Dije complicada, pero no imposible. Tengo un trabajo que me permite laborar desde casa, por lo que durante la cuarentena, dictada por el Presidente Martín Vizcarra, aún continúo cumpliendo con mis labores, haciendo responsablemente las compras para comer, y también quedándome en el lugar donde decidí vivir.

Mi computadora está al costado de la ventana y lamentablemente me toca ver a muchas personas que caminan por las calles, incumpliendo lo dictado por el Presidente. El aislamiento social –como la mayoría piensa- es totalmente injusto, porque mientras yo me quedo en casa, ellos continúan saliendo sin tomar conciencia.

Debo confesar que hace poco adquirí una bacteria que me afectó a la vista y que también puede afectar a otras partes del cuerpo, pero en mi caso lo hizo con mi ojo y casi pierdo la vista. Tuve que llevar un largo tratamiento para poder recuperarme.

¿Cómo lo adquirí? No lo sé, pero lo que sí tenía claro, era que esa bacteria estaba acabando con mi visión. En ese momento la doctora me dijo que debido a que mi sistema inmunológico era bajo, la enfermedad avanzó y que por ahora pudieron controlarlo, pero para que no vuelva, porque aún lo tengo, debía llevar una buena alimentación.

Ahora, ¿te imaginas si una bacteria hizo eso conmigo?, el coronavirus podría ser letal para mí. Muchos no toman conciencia sobre la gravedad de la situación y salen como si fuese un día cualquiera. Otros, como los médicos, policías y militares, trabajan duramente arriesgando su vida para impedir que el virus se propague.

Por ello, en estos días yo me quedo en casa y aprovecho en estar con ellos: Ralph y Aj Lee, mis “perrhijos”, roomates, amigos y todo. Estos hermosos seres parecen que han comprendido la situación y a través de la ventana observan a las personas pasar mientras yo continúo con mi trabajo.

Muchos se quejan porque no tienen tiempo para dedicarle a su familia y que las diferentes actividades los ha alejado, bueno, este el momento perfecto para la unión, conocerse más, padres e hijos y, por supuesto, tomar conciencia. #YOMEQUEDOENCASA

Te puede interesar