Hijo adoptivo nunca olvidó promesa de vida y regaló a sus padres lujosa mansión: "Merecen todo"

Joven filipino ahorró por muchos años para darle lo mejor a sus padres adoptivos, quien lo rescató de la soledad.

Jayvee Lazaro Badile II siempre se mostrará muy agradecido por una familia que lo adoptó en Filipinas, a pesar de que los padres adoptivos de este jiven no eran de grandes recursos económicos, jamás le faltó alimento y mucho menos amor, ese amor que desde nacido se le fue arrebatado. 

Nanay y Tatay, se encargaron de criar al pequeño Jayve de la mejor manera. El chico desde muy niño les hizo una promesa de vida, si llegaba a ser exitoso ayudaría a sus padres y jamás les faltaría nada.

Al crecer en el mundo de los negocios, y llegar a construir una gran fortuna, el empresario cumplió con su promesa y así lo compartió en Facebook para servir de ejemplo a otros jóvenes de jamás olvidar sus orígenes y de ayudar a sus padres.

"Nanay es un vendedor, Tatay es un portero. Ahora que tengo la oportunidad de devolverles algo, me aseguraré de que vivan sus sueños mejor de lo que podrían imaginar", compartió en Facebook, junto a la fotografía del antes y después de sus padres.

"Tenía 3 meses cuando Nanay y Tatay me adoptaron. La vida fue muy difícil. Tenía que estar trabajando como estudiante, y estábamos felices de que Nanay pudiera tener dos comidas al día. Además de eso, vivíamos en un apartamento de 20 metros cuadrados”.

Ahora cumplió el sueño de sus padres adoptivos y todos viven cómodamente como una gran familia. El hijo leal construyó una mansión de 7 habitaciones, pues nunca olvidó a quienes lo apoyaron de manera incondicional.

“Pagué la casa en efectivo y fue construida en un año. Tiene 7 habitaciones, y no trajimos nada del lugar anterior, excepto el televisor que compré para mi familia como regalo de Navidad antes", contó.

 

Te puede interesar

SÍGUENOS