Juliana Oxenford y la vez que fue acosada: “Quién me asegura que no regresa con un arma y me mata” [VÍDEO]

La conductora de "Al estilo Juliana" recordó terrible experiencia de acoso sexual para criticar el poco accionar del Estado peruano para frenar ola de feminicidios. 

“Hay que sufrir de acoso sexual u hostigamiento para saber realmente la desesperación que puedes llegar a sentir”, fueron las palabras que usó Juliana Oxenford para llamar la atención y quejarse del poco accionar que realiza el Estado peruano por acabar con la gran ola de feminicidios que asolan al país.

La conocida periodista, a través de un desgarrador relato, criticó con dureza la falta de voluntad real que existe en los funcionarios públicos para proteger a las mujeres del Perú. Oxenford recordó cuando sus días se volvieron grises por culpa del acoso sexual y callejero, que no tuvo reparo en involucrar a su hija. 

“Él me buscaba hasta en mi casa. Le decía a mi hija que yo era su novia. Un día lo encaré y fui una tonta al no grabar a mi acosador, porque acá si no tienes pruebas no te hacen caso”, contó la conductora de “Al estilo Juliana”. “Le dije: ¡rómpeme la nariz, pégame! A ver si así me hacen caso”, agregó.

Además, Juliana Oxenford no pudo evitar renegar al recordar la inoperancia de los efectivos policiales, quienes, en lugar de protegerla en el acto, solo demoraron el proceso. “A mí me pedían que pase por peritaje psicológico o psiquiátrico. Pero a él, al contrario, lo protegían y lo resguardaban con la excusa que tenía un cuadro de esquizofrenia. Bueno, con más razón, si es un enfermo mental hay que cuidar a la víctima, en este caso yo”, argumentó.

Pese a que su acosador apareció en su vida hace más de 6 años, Juliana reveló que aún no recupera el estilo de vida que tenía. Inclusive, presenta un miedo latente a que inadaptado sujeto vuelva a aparecer y le ponga fin a sus días con un disparo.  

“Él se reía de la policía y el serenazgo, mientras tanto yo vivía una pesadilla. Ahora ha desaparecido y yo aún no vivo tranquila, porque la primera vez que este sujeto apareció en mi vida fue el 2013, cuando yo apenas tenía meses de haber alumbrado a mi bebé. Luego desapareció para regresar en el 2016 y siguió 2017, y siguió 2018. Luego se volvió a ir. ¿En qué momento regresará? Y quién me asegura a mí que no vuelve con un arma y me mata", aseveró. 

Te puede interesar

SÍGUENOS