Depresión posparto: ¿Cuáles son los síntomas?

Aunque no se suele hablar mucho de este trastorno mental, la depresión posparto afecta a miles de mujeres y puede ser un peligro.

El embarazo y el parto son momentos de la vida de una mujer que suelen ser asociados con la felicidad que trae la llegada de un bebé. Pero en realidad son muchas las que, tras dar a luz, sufren depresión pasajera, en algunos casos; y en otros casos, son víctimas de la depresión posparto.

Si la preocupación, el cansancio y la tristeza se presentan de manera persistente en el ánimo de una mujer luego del parto esos pueden ser los primeros signos de un trastorno mental que afecta a madres de todas las edades.

La detección temprana de la depresión posparto es esencial para que quienes la sufren puedan recibir un tratamiento adecuado que les permita disfrutar de la maternidad.

¿Qué es la depresión posparto?

Contrario a lo que se cree, después de dar a luz es común que las madres experimenten una depresión pasajera durante la primera semana de vida de su bebé.

A este tipo de afección leve se le conoce como tristeza posparto o depresión puerperal menor y su duración puede ser de 2 o 3 días. Se caracteriza por cambios de humor repentinos, ansiedad, disminución de la concentración, insomnio y ataques de llanto.

Mientras en el caso de la depresión posparto, que se presenta usualmente en los primeros tres meses de vida del bebé, se trata de una alteración mental que interfiere con las actividades diarias de la mujer y que le impide vivir con tranquilidad su cotidianidad, además los síntomas se extienden durante más de dos semanas.

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los síntomas depresivos más notorios de la depresión posparto se encuentran los siguientes: cansancio e irritabilidad, problemas de memoria y concentración, tendencia a llorar, pérdida de interés por actividades que solían gustarle, dolor de cabeza o pecho, sentimiento de culpa y desesperanza, falta de deseo de socializar y alteraciones del sueño y del apetito.

En algunos casos los síntomas pueden agravarse y provocar pensamientos de autolesión o suicidio debido a que se experimenta una falta de afecto por el bebé y unas dudas constantes sobre la capacidad para cuidar de sí misma y del recién nacido.

Es importante estar alerta a estos síntomas y buscar acompañamiento psicológico para brindarle soporte emocional a la mujer que está sufriendo este tipo de depresión.

Factores de riesgo

Si bien la depresión posparto puede afectar a cualquier mujer que acaba de dar a luz, hay algunas que tienen un riesgo más elevado si es que presentan estas características: han tenido episodios de depresión posparto anteriormente, tienen un diagnóstico de depresión, tienen antecedentes familiares de depresión, están atravesando algún evento estresante como un conflicto de pareja y no cuentan con el apoyo de la pareja o de la familia para la crianza y los cuidados del bebé.

Otros factores de riesgo tienen que ver con qué tan deseado y planificado ha sido el embarazo, ya que los embarazos precoces o adolescentes o los embarazos no planeados pueden generar sentimientos negativos en la futura madre con lo cual se incrementa la posibilidad de experimentar depresión posparto.

Tratamientos para la depresión posparto

Lo más recomendable para las mujeres que sufren depresión posparto es la terapia psicológica y el consumo de antidepresivos, que suelen ir de la mano.

El tratamiento puede extenderse durante algunos meses por eso es necesario que este trastorno sea detectado lo antes posible porque la desconexión entre la mamá y el bebé producida por la depresión posparto pone en riesgo la vida de ella al mismo tiempo que afecta la salud y el desarrollo del recién nacido.

Te puede interesar