No eres una mala madre si no puedes o no quieres amamantar a tu bebé

Ser objeto de críticas por no cumplir ciertos parámetros o pensamientos colectivos en la maternidad no es saludable.

Se piensa que la leche materna es la mejor opción nutricional para los bebés, tal como lo aseguran expertos del American Academy of Pediatrics (AAP) y The American Medical Association (AMA).

Sin embargo, investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología han descubierto que la asociación entre la lactancia materna y los niños sanos no es tan fuerte como se pensaba anteriormente.

Amamantar o no

En cuanto a los niveles nutricionales, las tradiciones familiares y las creencias populares, la lactancia materna puede no ser una posibilidad para todas las mujeres.

La decisión de amamantar o de dar fórmula como alimento es una que tiene que ver más con la comodidad, el estilo de vida y la situación médica específica de cada madre.

Alternativa

Para aquellas mamás que no puedan o decidan no dar de lactar a sus bebés tienen en la fórmula infantil una alternativa saludable.

De acuerdo con estudios publicados por la NHS England, que afirman que hay unas que están fortificadas con hierro y otras contienen ácidos grasos esenciales como el ARA Y el DHA.

Hay opciones incluso para bebés intolerantes a la lactosa y para aquellos que requieren mayores nutrientes.

Vínculo emocional

Si no te es posible amamantar o si tu rutina de trabajo no te dejará hacerlo o ya viviste una experiencia con un primer hijo y sabes que fue difícil y has tomado esa decisión final, es totalmente respetable.

Es la sociedad la que se encarga de esparcir el concepto de que una madre no se vinculará con su bebé si no lo amamanta y esto las convertiría en malas madres.

Lo cierto es puede que sea beneficioso dar pecho al bebé, pero en el caso contrario no se ha corroborado que darles fórmula signifique que se los ame menos y se desarrollen menos que los que son amamantados.

La decisión de alimentarlo con fórmula o darle pecho es una cuestión enteramente personal pero siempre debe ser supervisada por un médico.

Dejarse llevar por los comentarios y desconocimiento en el tema no ayuda.

Hay muchos casos de madres que inician dando pecho y luego cambian a la fórmula porque no les fue como creyeron al inicio y eso está bien pues la decisión responde a tu comodidad y la de tu bebé.

Consejos

Si te preocupa la vinculación con tu bebé, ten en cuenta que la lactancia no es la manera única, también puedes fortalecer el vínculo con tu bebé con mimos de piel a piel, masajes, cantos e incluso con miradas mientras lo alimentas.

Te puede interesar