6 consejos para tener un embarazo seguro después de un aborto

Todos los puntos que debes tener en cuenta antes y durante el embarazo luego de una lamentable pérdida. 

Durante la etapa de embarazo, las mujeres deben llevar ciertos cuidados para el bienestar tanto del bebé como el de la propia madre. Sin embargo, a pesar de ello puede ocurrir una pérdida.

 La ilusión de formar una familia puede verse truncada por una repentina pérdida, la cual puede deberse por diferentes factores que necesitan ser revisadas por un especialista y con resultados se podrán determinar las medidas necesarias para aliviar cualquier anomalía que pueda afectar a un embarazo futuro. 

En referencia a ello, en las siguientes líneas te queremos mencionar algunos consejos para cuidar de tu embarazo, luego de sufrir un aborto, señalados en el portal Eres mamá. ¡Atenta y toma nota!

1. Date tiempo para recuperarte emocionalmente

Perder a un hijo es el dolor más grande que una madre puede sentir, lo cual puede causar una sensación intensa de angustia, sentimientos de culpabilidad y pérdida. Estas emociones son normales, pero si se busca un nuevo proceso de gestación, no son recomendables.

2. Comprobar que no haya daños en el aparato reproductor

En este punto es muy importante que un especialista realice diferentes exámenes para descartar daños en los órganos internos o infecciones que impidan el proceso de gestación.

Asimismo, se debe esperar el tiempo prudente para que el ciclo menstrual recupere su regularidad, especialmente, la fase lútea. Si quieres concebir de nuevo, el suelo uterino debe estar saludable y fuerte y tus niveles de progesterona en el nivel normal.

3. Vitaminas prenatales

Previo al embarazo es recomendable que la mujer tenga elija buenas vitaminas prenatales. De esta manera aumentas la cantidad y la calidad de los nutrientes esenciales que aportas al pequeño en desarrollo. Los elementos más importantes son el ácido fólico, el calcio y el hierro.

4. Evita esfuerzos físicos excesivos en casa y en el trabajo

Estar embarazada no es sinónimo de estar enferma; sin embargo, las tareas cotidianas del hogar, que son muy simples, pueden llegar a ser peligrosas cuando estás embarazada.

Asimismo, debes evitar acciones como la exposición a sustancias químicas o levantar objetos pesados. Tampoco es bueno que alcances cosas con banquitos o escaleras, que recojas basura con componentes tóxicos o que permanezcas de pie mucho tiempo, especialmente frente a la estufa o al horno.

5. Monitorea los cambios en tu peso

Debido a los nutrientes y vitaminas que se ingiera durante el embarazo es normal subir algunos kilos de más; sin embargo, este no debe excederse. Si es mucho, será difícil de perder después del parto y, si es muy poco, el bebé tendría riesgo de experimentar insuficiente crecimiento a la hora del nacimiento.

6. Mejora tus hábitos alimenticios

Además de beber la cantidad suficiente de agua, debes asegurarte de consumir seis comidas balanceadas durante el día. Las más recomendadas para las madres en gestación son aquellas ricas en folato: los cereales, espárragos, lentejas, el pescado y las naranjas serán tus mejores aliados. Recuerda que el ácido fólico contribuye al desarrollo adecuado del bebé.

Te puede interesar

SÍGUENOS