• https://wapa.pe/mujer/1469112-maternidad-mamas-atletas-embarazos-igualdad-genero

¿Las atletas dejan de ser atractivas para sus sponsors al salir embarazadas?

Según el portal The New York Times existe un doble discurso de parte de las marcas patrocinadoras hacia las atletas que son mamás.

Con los años hemos visto como las marcas de ropa deportiva han empezado a apoyar a más a las atletas. Un ejemplo es Nike, que en febrero pasado recibió un reconocimiento de la sociedad al presentar a mujeres atletas en sus diferentes etapas de carrera, desde la niñez y también la maternidad. Después, por el Día de la Madre la misma compañía realizó otro anuncio que promueve la igualdad en el deporte.

Pero, ¿será que todo es por publicidad?

La verdad sobre la economía en deportes como el atletismo es muy diferente que la de otros como el basquetbol o el fútbol. En las carreras, los atletas no tienen un sueldo fijo. Y es que, sus ingresos llegan exclusivamente de los acuerdos que llegan con patrocinadores de empresas de ropa y artículos deportivos como la empresa mencionada, entre otros.

Si son atletas ganadores pueden complementar esas ganancias con el dinero de premios que van obteniendo en diversas competencias. Aunque la mayoría de deportistas, que son el sostén de sus familias, firman contratos exclusivos de cinco o seis cifras que las mantienen atadas a una sola empresa.

Para muchas atletas, el realizar el deporte que las apasiona es una manera de ganarse la vida y de una manera decente, pero no se vuelven millonarias.

El realizar un deporte le cobra una factura fuerte al cuerpo, los patrocinadores suelen adaptarse a los tiempos de descanso cuando sus atletas tienen una lesión. No obstante, no son muy comprensivos cuando se trata de tiempo para tener un hijo.

“La industria de los deportes permite a los hombres tener una carrera plena. Pero si una mujer atleta decide tener un bebé, esa industria la margina incluso cuando está en su mejor etapa”, afirmó Alysia Montaño, atleta olímpica, campeona estadounidense y madre. “Empresas como Nike nos dicen: ‘Atrévete a soñar con locura’, pero yo digo: ‘¿Qué tal si dejan de tratar nuestros embarazos como si fueran lesiones?'”. Montaño agregó que, como madres: “Nosotras somos las que debemos dejarles claro a nuestras hijas cuál es la diferencia entre un sueño y la publicidad”.

Cabe mencionar que los ejecutivos que negocian los contratos para quienes practican atletismo de forma profesional son hombres.

“Embarazarse es el beso de la muerte para una atleta”, dijo Phoebe Wright, corredora patrocinada por Nike de 2010 a 2016. “De ninguna manera le diría a Nike si estuviera embarazada”.

Es más que conocido entre las practicantes de atletismo, agentes y otras personas que este negocio es multimillonario que, en público, celebra a las mujeres por tener hijos, pero que no les garantiza un salario durante la etapa de embarazo ni en la primera etapa de la maternidad.

Kara Goucher, competidora olímpica de carreras de larga distancia, la parte más difícil de la maternidad fue cuando retomó su rutina de entrenamiento con tan solo una semana de haber dado a luz en 2010. Contó que ni siquiera fue cuando su doctor le dio a escoger: o corría los 190 kilómetros cada semana o le daba de lactar a su hijo, ya que su cuero no podría hacer las dos cosas.

Para la deportista el momento más difícil fue cuando supo que Nike ya no le pagaría más hasta que empezara a competir de nuevo. Ella ya estaba embarazada. Así que decidió programar un medio maratón tres meses después que tuvo a su bebé. Pero se su hijo enfermó de gravedad. Así que Goucher tuvo que elegir entre estar con su pequeño o prepararse para la carrera que le devolvería su sueldo.

Siguió entrenando. “Sentí que debía dejarlo en el hospital para salir a correr, en vez de estar con él como lo haría una madre normal”, dijo Goucher, quien lloró al recordar ese momento. “Jamás me perdonaré por eso”.

La conocida marca deportiva a través de un comunicado reconoció que algunas de sus atletas han tenido reducción en sus pagos de patrocinio debido a los embarazos. Sin embargo, indicaron que su el enfoque cambió desde 2018 para las deportistas. Asimismo, no especifico si esas modificaciones estaban ya marcadas para futuros contratos.

Según con un contrato de la empresa para sponsor de atletismo de 2019 al que el portal tuvo acceso, la compañía deportiva todavía puede disminuir el sueldo de un atleta “por cualquier motivo” su la persona patrocinada no llega a cumplir una meta en específico. Por ejemplo, si queda fuera de los primeros cinco lugares en una competencia mundial. No hay excepciones para el parto, el embarazo ni la maternidad.

Muchas de las deportistas que hablaron con el Times prefirieron que sus nombres no aparezcan, pues temían las represalias o habían firmado acuerdos de confidencialidad, lo cual explicaría porque hasta estos momentos esos arreglos se han mantenido.

Cabe mencionar, que muchas de leyes americanas salvaguardan los derechos de las empleadas en gestación, por ejemplo, no se les puede despedir. No obstante, en el caso de las atletas profesionales como son contratadas como independientes, esas protecciones no se les aplica.

Cuando la atleta Alysia Montaño participó en el Campeonato de Estados Unidos de 2014 en su octavo mes de embarazo, las personas se llenaron la boca de elogios por ser “la corredora embarazada”. Pero en privado tuvo que pelear para que su patrocinador le siguiera pagando.

En ocasiones los patrocinadores sí dan un salario a las nuevas madres, como es el caso de Serena Williams. Pero en otras ocasiones hasta las que sí tienen un pago deben rogar para que se les entregue su dinero.

Goucher realizó más de una decena de presentaciones no remuneradas en nombre de Nike durante su embarazo, el cual era de alto riesgo. La deportista tuvo que esperar más de cuatro meses para dar a conocer su estado, con el fin que Nike pudiera anunciarlos en el Día de las Madres (lo hizo, pero con una nota en The New York Times).

La atleta comentó que este tipo de presiones podían desencadenar complicaciones en la salud. Indicó que sufrió lesiones crónicas en la cadera luego de competir en el Maratón de Boston siete meses luego de dar a luz.

“A mí y a mi hijo nos afectó muchísimo mental y físicamente”, dijo Goucher. “Regresar a las competencias tan pronto fue una mala decisión. Además, me resulta desgarrador observar la situación en retrospectiva y saber que no fui el tipo de madre que quería ser”.

Pero esto no sería lo único, ya que las nuevas madres no solo pelearían con sus patrocinadores por su sueldo. Los atletas de élite americanos reciben un seguro médico del Comité Olímpico de Estados Unidos y de USA Track & Field. Pero este seguro puede desaparecer si las mujeres no cumplen con los más altos niveles de las carreras más competitivas del país. Goucher y Montaño perdieron su seguro médico porque no pudieron competir en ese nivel mientras tenían a sus hijos.

“Algunas personas creen que las mujeres corren embarazadas por interés propio”, dijo Wright. “A veces es así, pero también lo hacen porque hay un bebé que alimentar”.

Te puede interesar

X