¿Sabías que el yoga contribuye en el empoderamiento femenino?

El yoga brinda beneficios tanto para la salud física como mental. ¿Te animas a probarlo?

Cuando hablamos de prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres viene a nuestra mente el poder de aceptación, autoestima, seguridad y autoconfianza, cuatro puntos muy importantes formar la fuera personal.

Ante ello, muchas mujeres se preguntan ¿cómo pueden lograr el equilibrio de estos puntos? Sabemos que el deporte brinda grandes beneficios a la salud y el yoga no es ajeno a ello y, además, nos ayuda a tener poder sostenernos desde esa autenticidad en las relaciones y en todo el universo que creamos.

Entonces, para que animes a practicar este hermoso deporte, a continuación, te mencionamos las cinco razones por las que el yoga contribuye al empoderamiento femenino, señalados por la Karla Luna, fundadora de lāal yoga. ¡Atenta y toma nota!

Amar lo que conoces

Solo se puede amar lo que se conoce; en ese sentido, la práctica física del yoga nos permite ser más conscientes de nuestro cuerpo y conocer el estado físico, mental y espiritual en el que nos encontramos. Con cada postura (asana) o movimiento, podemos observar la fuerza, resistencia, elasticidad de cada parte; sin juzgarla sino reconociéndola tal y cómo es, comentó experta.

Autoaceptación

Según señala la especialista, a medida que logramos conocernos en cuerpo, mente y espíritu avanzaremos por el camino de la autoaceptación; respetando nuestro cuerpo, cuidando nuestra mente de pensamientos nocivos, dirigiendo nuestros estados internos y exigiendo el derecho a la no violencia desde adentro y luchando por su cumplimiento desde afuera.

Seguridad en uno misma

Al ser una práctica física, el yoga incrementa nuestro nivel de seguridad corporal ya que nos permite conocer nuestros puntos más fuertes para potenciarlos y reconocer aquellos puntos en los que debemos trabajar. Con su práctica diaria la seguridad física se traducirá en el desarrollo de nuestra seguridad mental y emocional mediante las meditaciones que se realizan al inicio y al final de cada práctica, indicó Karla Luna.

Soltar lo que ya no suma

A nivel mental y espiritual, el yoga es una disciplina que nos invita a trabajar el desapego y la apertura; lo cual puede contribuir a que podamos soltar las ideas y roles que socialmente se asignan a las mujeres, liberarnos de las características asignadas a lo femenino y abrirnos hacia nuevas formas de vivir y construirnos como mujeres

Valoración

El autoconocimiento, el trabajo de nuestra autoestima y el desarrollo de nuestra seguridad y confianza, logrará que podamos ser conscientes de nuestro valor como personas y nos permitirá empoderarnos para exigir, desde todos los ámbitos y espacios, el reconocimiento que históricamente se nos ha negado; valoración desde el lado emocional con relaciones y vínculos sanos, hasta en el entorno laboral con el pago equitativo a nuestro trabajo.

Si bien en la actualidad, el yoga es una disciplina que es practicada mayormente por mujeres, tal como lo demuestra el estudio realizado por la marca lāal durante el año pasado donde se determinó que las clases suelen tener entre 60% y 80% de presencia femenina; puede tener un impacto positivo en todas las personas ya que más allá de los beneficios físicos que podemos conseguir con su práctica física, esta disciplina también incluye una filosofía de respeto y amor, componentes primordiales para vivir en una sociedad libre de violencia y más justa. 

Te puede interesar