¡No nos callan! La lucha continua

Empieza un nuevo año y es un buen momento para trazarnos objetivos concretos en el combate de la violencia contra las mujeres.

El 2018 ha sido un año intenso y duro. Hay más conciencia sobre la problemática de la violencia de género, la movilización sigue creciendo, se han logrado avances en la legislación y cada vez son menos las que callan. Pero los feminicidios y agresiones persisten, la aplicación de la justicia es lenta y aún queda mucho por hacer. Le preguntamos a diversas mujeres de activa presencia en esta lucha cuál creen que es el principal reto para enfrentar esta problemática en el 2019. Estas son sus respuestas.

Marisa Glave (Congresista de La República):

Sería que la justicia actúe rápido. Que sea efectiva en el momento y no tengamos que pasar por mil problemas para poder acceder a ella. Me refiero a las luchas en las comisarías, en el Ministerio Público frente a los fiscales o con los jueces. No tener que esperar años para tener justicia. Ojalá ese sea un avance en el 2019.

Marisa Glave

Paloma Noceda (Congresista de La República):

Erradicar conductas que se han normalizado en el tiempo y que agreden la dignidad de la mujer. Es fundamental educar a nuestros niños en el respeto que merecen todas las personas en razón de su dignidad. Por ello considero que debemos enfocarnos en el acceso a la educación, pues la educación es el medio más eficaz para transformar sociedades.

Paloma Noceda

Rocío Silva Santisteban (Escritora):

Necesitamos iniciar una campaña potente en contra del machismo y la única manera de hacerlo es involucrando a los varones. El machismo es lo que nos está matando y creo que los hombres conscientes deben asumir un rol de liderazgo para poder mostrar que hay muchas formas de masculinidad que no pasan por la violencia contra las mujeres. Ya tenemos muchos años trabajando de cara a las mujeres, pero seguimos muriendo. Necesitamos un giro.

Rocío Silva

Claudia Cisneros (Comunicadora):

Dos tareas imprescindibles: sanción (justicia) y prevención (educación). Mientras los jueces sigan blindando las conductas reprobables y criminales de los perpetradores en vez de aplicar sanciones ejemplares, el mensaje seguirá siendo la impunidad. Y mientras no eduquemos a los hijos del patriarcado —que se asumen irreflexivamente con derecho a violentar mujeres— y a reprimidos sexuales la violencia tendrá futuro. Expandamos masivamente en escuelas, calles y plazas una educación en equidad de géneros.

Claudia Cisneros

Sofía Carrillo (Comunicadora)

Debemos trabajar en la prevención. Somos una sociedad productora de hombres violentos y feminicidas. El reto es que ellos renuncien a la violencia como forma de ejercicio de poder y que se relacionen con las mujeres como seres iguales. El Estado debe garantizar una educación sexual integral que cuestione los roles de género y apunte a construir relaciones equitativas y respetuosas.

sofía Carrillo

Sigrid Bazán (Comunicadora)

Entender que es un problema de muchas aristas, que no se soluciona solo con mayores sanciones porque se trata de algo estructural. Vivimos en una sociedad patriarcal y machista, y esto tiene que combatirse educando a los chicos e incluyendo en ello a los padres y a los hombres. Tenemos que romper con la cosificación femenina y los estereotipos de mujer. Y también los estereotipos de masculinidad: la figura de “el macho”, de “el jefe del hogar” y otras. Rompiendo eso y teniendo a hombres y mujeres involucrados, podemos avanzar.

Sigrid Bazán

Natalia Iguiñiz (Artista plástica):

El reto, entre varios, es formar con enfoque de género a estudiantes escolares y sobretodo a todo miembro del Estado peruano con énfasis en los operadores de justicia. Acompañado esto de sanciones a quienes siguen actuando con misoginia e impunidad como en el caso de Arlette Contreras.

Natalia Iguiñiz

Saira Luján (comunicadora)

Que el Estado visibilice el problema de manera transversal y no levante su voz solo cuando haya un reporte más de violencia de género o feminicidio. Su reto es poner énfasis en impulsar y darle más peso a las políticas públicas elaboradas para prevenir sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en su diversidad y reconociendo que vivimos en un país altamente machista y patriarcal en el que son necesarias reformas desde la educación. Lo planificado debe ser bien sostenido con un presupuesto eficiente a fin de que haya un mayor impacto en la disminución de la violencia.

Saida Liján

Ahora piensa: ¿cuáles son los principales retos para ti y qué puedes hacer desde tu posición?

 

Te puede interesar