Slow beauty, la corriente de belleza que promueve la búsqueda del bienestar interior

Conoce la nueva corriente beauty que busca desterrar estereotipos y potenciar la búsqueda de la belleza a través del autocuidado. 

La corriente slow ha llegado al mundo beauty para traer consigo un cambio en los paradigmas que por tanto tiempo han preponderado.

Así como el slow fashion, el slow beauty tiene en la mira derribar antiguas concepciones de belleza que apuntaban hacia la perfección y un exceso de tratamientos, cosméticos y productos. Hoy en día esta tendencia se apoya en la idea de la búsqueda del bienestar interno día a día.

Al respecto la formadora de Natura Siberica Sandra Sanchís, explicó el concepto de esta tendencia. “Frente a los cánones implantados que nos ofrecen la posibilidad de entrar en un quirófano y en un día salir teniendo un rostro y cuerpo totalmente distintos, aunque eso conlleve una recuperación lenta, dolorosa y estresante, la slow beauty supone un cambio de actitud ante la búsqueda de la belleza. Esta tendencia te lleva a entregarte a un estilo de vida sano, seleccionar aquellos productos y técnicas que te hagan sentir bien, que sean lo más naturales y saludables para tu cuerpo y tu mente”, aseveró para Vogue.

En esa línea la experta en belleza Lena Korres constató los principales cuidados que se deben seguir para tomar esta nueva corriente como una filosofía de vida incluso. Una en la que se tengan como base el auto cuidado personal -y del cuidado de la piel- como máxima principal.

“Elige productos que se adapten a tu piel y necesidades específicas; no te pases, no cedas a la próxima locura de las redes sociales, no compliques las cosas. Cíñete a lo que crees que funciona mejor para ti, lo que te hace sentir bien, lo que es compatible con tus propios valores y luego date tiempo para ti y tu ritual de belleza seleccionado para hacer su magia” aconseja Lena Korres.

Y si bien es una tendencia que poco a poco va sumando más adeptos, lo cierto es que se ha ido popularizando y generalizando con el paso de los meses pues nos invita a poner nuestra belleza interior por delante de todo. “Son una vía de escape maravillosa para alejarnos del estrés diario y entrar en un universo de relax, armonía y equilibrio a través de protocolos diseñados para conectar cuerpo y alma, con productos que no experimentan con animales, cabinas ambientadas para inducir al relax y tratamientos ejecutados por manos profesionales que resultan absolutamente terapéuticas”, agregó Paz Torralba directora de los centros The Beauty Concept para Vogue.es.

Te puede interesar

SÍGUENOS