Del: 'Puede besar a la novia' y alzar el velo, al puede subirse la mascarilla

Las mascarillas faciales no solo se han vuelto un accesorio necesario, sino ahora también remplazarían al velo del vestido de novia.

Hace un par de meses, la presidenta de Eslovaquia Zuzana Caputova comenzaba a lucir mascarillas faciales para evitar contagios por el COVID-19 de acuerdo a su look, al más puro estilo reina Isabel II, que es la maestra del tecnicolor, todo al rojo, todo al rojo, todo al verde, todo al verde. Caputova sorprendía a propios y extraños... Las críticas comenzaron a favor y en contra, por si era o no una frivolidad. Después de este tiempo de confinamiento se está viendo que vamos a tener que salir con mascarilla en los lugares públicos en muchas zonas del mundo o por decisión propia, si no hay normativa requerida.

Las firmas españolas ya han tomado cuenta, no desde ahora que se está informando de la necesidad en lugares públicos, sino desde antes, previendo lo que podía suceder, todo ella made in Spain realizados por los mismos artesanos que crean los diseños de moda: "El mismo artesano que te hacer la prenda de 1.500 euros, se encarga de confeccionar las mascarillas", explican en su caso desde la firma española Miguel Marinero que va ya por su segunda generación, en una entrevista.  Ya hemos ido viendo que cada vez son más los que apuestan por esta tendencia impuesta por la vida y que vamos a necesitar en diferentes situaciones de nuestras vidas, incluidas bodas, bautizos y comuniones, porque parece que vamos a tener cambiar el puede besar a la novia y subirse el velo, por el puede subirse la mascarilla.

Guillermo Román, director de la firma española Candelas y Felipa, tras varias peticiones de sus próximas novias e invitadas, ha querido unirse a la 'tendencia más en auge': las mascarillas como accesorio. "La situación que estamos viviendo ha hecho que la lucha por nuestra salud y seguridad permanezca durante un largo tiempo, por eso la mascarilla es y será el complemento más imprescindible y vistoso de nuestros próximos looks. La mejor manera de integrar este nuevo accesorio obligatorio es atesorar modelos de calidad, afines a nuestros valores y estilo para sentirnos a gusto", explican desde la firma.

Candelas y Felipa es una firma que une su pasión por el diseño, la moda y la costura. Desde 2014 cada diseño se inspira en el recuerdo de todas aquellas mujeres anónimas que enhebraban cada día una aguja para dar forma a este arte que es la moda. Por ello, la firma se anima a crear piezas reutilizables, con bolsillo en el interior para el filtro desechable y sujeción de doble cinta de raso. Los diseños están creados con telas recicladas de la propia firma que se suma a la iniciativa de vender estos accesorios para poder ayudar a la institución social Cáritas donando 2 euros por cada mascarilla: "Un accesorio reutilizable, higiénico y con la idónea función de protegerse a uno mismo y a los demás", manifestaron desde la firma de Alcázar de San Juan.

La idea de crear estas mascarillas ha nacido por petición de algunas de sus clientas: "Sabemos que esta situación se prolongará durante un tiempo y protegernos será tan necesario como guardar nuestras pertenencias en un bolso, por eso, nuestras clientas más fieles ya han pedido mascarillas para sus próximas bodas y eventos".

El director creativo de la firma, que centra su trabajo en tres vertientes diferenciadas por conceptos y precios, pero siempre manteniendo la misma calidad y la labor artesana impresa en cada uno de sus diseños -Couture, Atelier New Edition, Prêt-à-Couture-, comenta que "estas mascarillas son aptas para el día a día además de ser el complemento perfecto para cubrir la mascarilla médica, pero no son aptas para el uso sanitario". El exterior está compuesto por un 60% de seda y un 40% de poliéster, en cambio el interior está formado por un 100% de poliéster. La firma que acerca el lujo y la tradición de la costura a las exigencias del siglo XXI, reflejando en sus diseños, destinados a una mujer moderna, sofisticada y muy femenina, la calidad y sencillez de la costura artesanal unida a la tradición, ha querido pensar en todos los públicos. Así, las tallas son únicas para personas mayores y además, también están disponibles en tallaje infantil.

Pero no son los únicos, la mayoría apuntan a que en 2020 las bodas van a cambiar y serán diferentes a como hasta ahora las hemos realizado en su totalidad.

Miguel Marinero acaba de lanzar ya, una colección compuesta por 8 mascarillas diferentes de edición limitada y diseño especial; entre ellas se encuentra una especialmente dirigidas a novias: "No queremos dejar de pensar en nuestras novias, y ahora más que nunca las tenemos en mente. Se trata de una mascarilla en tul bordado sobre crepe. La sujeción es mediante una goma forrada en blanco por detrás de las orejas y una suave fijación regulable en la nariz".

"Mascarilla higiénica en tejido elástico fácilmente ajustable y con abertura lateral para poder incorporar filtros en el interior desechables", explicó Inés Marinero. Además, Miguel Marinero propone también opciones fuera del círculo habitual de trajes de novia. La firma siguiendo su línea dentro del sector del lujo, destila un cuidado patronaje en sastrería y feminidad y parte de las propias colecciones presentadas en Mercedes-Benz Fashion Week.

"Son higiénicas, no sanitarias", recuerdó Inés. Lejos de tener que ir con las que vendían siempre, se puede jugar con el color y el tejido siempre yendo protegido: "Es un accesorio de moda pero para ir protegido, a juego con tu ropa y con los vestidos de novia. Es lavable, y tiene una abertura lateral para meter un filtro".

Inés Marinero explica que ellos recomiendan los filtros de carbono que consta de tres capas de tnt y dos capas de carbono: "Dura una o dos semanas, para no contagiar y que no te contagien ya que solo las de TNT son la que se denominan tejido no tejido, pero eso hace que no vayas protegidos, no propagas el virus pero no te protegen, lo único que si todo el mundo la lleva pues no se propagaría, por eso las de carbono son mejor". Cada mascarilla de Miguel Marinero vendrá con un filtro de carbono que dura entre una o dos semanas, y que luego habrá que recambiar.

Sin embargo, aunque parece que han pensado en ellas ahora, desde la prestigiosas firma del que un día se centró en la peletería recuerdan: "Esta idea la tuvimos en enero tras ver la crisis en Asia, y no la sacamos porque no se pudiera pensar que pudiera ser frívolo".

Ahora, meses después, con el coronavirus catalogado como pandemia, y con el verano a la vuelta, el uso de mascarilla puede ser algo agobiante por el calor... Desde Miguel Marinero por eso han pensado en tejidos que "sean para el verano como el lino, trasnpirable y los colores muy de primavera", comentó Inés Marinero.

Todo hace indicar que la invasión de las mascarillas va a aterrizar en todas las firmas. Sus prencioos pueden oscilar entre los 24 a 29 euros y las de novia 35 euros.

A pesar de los duros momentos, y de la cara tan triste que nos puede poner una mascarilla al uso, las firmas han querido buscar el lado más positivo: "En crisis es cuando tienes más ideas creativas. No hemos dejado de soñar, es una marca para la gente sueñe, de chicas que siempre pensaron en casarse con ese vestido de sus sueños".

Europa Press

Te puede interesar