Bicarbonato de sodio para eliminar los malos olores de la ropa en minutos

El bicarbonato de sodio no solo tiene beneficios para el cuidado del cabello, también lo podemos usar para mantener nuestras prendas con rico aroma.

Por si no lo sabías el bicarbonato de sodio es un excelente desodorante y limpiador natural. Además, usarlo para lavar nuestras prendas es una buena manera asearlas con un producto suave para eliminar los malos olores y las manchas difíciles. También lo puedes usar para realzar el efecto del detergente y mantener el color blanco de tus prendas. Otra de sus ventajas es que tendrás tu lavadora limpia.

¿Cómo lavar mi ropa con bicarbonato de sodio?

1. Remoja previamente las piezas si es necesario. Antes de meter sus prendas a la lavadora, remójalas antes en bicarbonato así saldrán los malos olores. Esto funciona muy bien en toallas y otras piezas que tengan impregnadas aromas de humo, moho o sudor.

Para esto debes mezclar una taza de bicarbonato de sodio con 4 litros de agua. Pon la combinación en un balde o recipiente grande. Luego coloca la ropa dentro del envase, muévela con tu mano asegurándote de que este sumergida. Llena el balde con un poco de más de agua si fuera necesario para cubrirlo todo.

Deja reposando la ropa toda la noche. Al día siguiente estará lista para lavar.

2. Empieza un ciclo de lavado en la lavadora. Tras dejarlo remojando toda una noche es momento de ponerla en la lavadora. Añade el detergente, inicia el ciclo de lavado para que empiece a entra el agua.

Recuerda utilizar agua fría para lavar las prendas delicadas o de colores intensos.

3. Agrega media taza de bicarbonato de sodio cuando la lavadora ya esté completamente lleno de agua. Vierte directo a la ropa para que se disuelva.

Si vas a lavar mucha más ropa en un solo ciclo de lavado, puedes agregar hasta una taza entera de bicarbonato de sodio. Para tener mejores resultados desodorizantes añade una taza de vinagra blanco.

4. Deja secar la ropa al aire libre.Ya mucha gente vive en espacios pequeños donde la lavandería es un lugar cerrado, pero trata de ubicar tus prendas a donde el sol le llegue para que junto al viento refresque las prendas. Incluso en los días de invierno, puedes dejar secar tu ropa, ya sea al aire libre si tienes la suerte o dentro. También puedes optar por la secadora, cuando el ciclo de lavador haya acabado, huele las ´piezas para ver si necesitas darles otra lavada.

Si al sacar la ropa de la secadora todavía tiene ese olor a humedad, lávala de nuevo en un día soleado y cuélgala al aire libre para que seque.

Te puede interesar

SÍGUENOS