¿Cuánto tiempo deberíamos exponer nuestra piel al sol para obtener suficiente vitamina D?

Conoce el tiempo que deberíamos invertir bajo el sol para que nuestro rostro no luzca apagado a falta de vitamina D

Durante estos tiempos de cuarentena con el fin de contener el nuevo coronavirus la cantidad de horas que hemos expuesto nuestra piel al sol ha sido mínima, probablemente durante una visita al mercado o la farmacia. Y es que la ausencia de la vitamina D en nuestra dermis puede generar que nuestro rostro luzca menos luminoso y más opaco. 

No obstante, debemos tener en cuenta que existe un tiempo determinado en el cual esta exposición a los rayos UV son beneficiosos para nuestro cutis y no se convierte en un peligro. Conoce las opiniones de los expertos al respecto. 

¿Cuánta exposición al sol es necesaria?

El sol es vital para recargar el organismo de vitamina D, esencial para ayudar al cuerpo a absorber el calcio, uno de los principales componentes de los huesos, además de ser un elemento determinante en el buen funcionamiento del sistema nervioso, muscular e inmunitario. Asimismo, para fortalecer el cabello y obtener un rostro luminoso. 

Ángeles Flórez, dermatóloga de la Fundacion Piel Sana de la AEDV, comentó en una entrevista con Efe que es "imposible" saber con certeza si después de tantos días de confinamiento hemos perdido mucha vitamina D. 

Asimismo, con respecto a cuánta exposición al sol es necesaria para conseguir unos niveles adecuados de vitamina D, la doctora señaló que "es multifactorial y depende de variables intrínsecas y extrínsecas" tales como la edad, la ubicación geográfica, los hábitos de exposición al sol, la dosis de radiación ultravioleta B, la ropa y el área de superficie corporal expuesta.

Flórez apunta que una exposición solar diaria en cara, brazos y piernas de unos 15-20 minutos "sería suficiente" para sintetizar vitamina D sin que la piel "se ponga roja, por tanto, se puede hacer paseando" y recomienda que se realice de manera progresiva.

A medida que nos vayamos acercando al verano este tiempo puede ser menor. Esta exposición, añade la dermatóloga, debe ser en las horas centrales del día, de 12 a 16 horas, que son las "más peligrosas" para producir quemaduras y por tanto "daño celular", por lo que recomienda el uso de protectores solares.

Elsa Vilà, formadora corporativa de Natura Bissé, recuerda que la radiación ultravioleta tiene efectos a largo plazo como fotosensibilización, foto envejecimiento y aparición de melanoma.

"Cuando la piel está expuesta a una oxidación excesiva, nuestros propios mecanismos biológicos de defensa no son capaces de neutralizar tantos radicales, y estos acaban por agotar nuestros antioxidantes endógenos como la vitamina E, y por alterar y deteriorar nuestras células".

Marta Vilavella, dermatóloga de Idermic, considera que una exposición solar desmesurada, además, "puede llevarnos a un envejecimiento prematuro de la piel" ya que la cantidad de radiación ultra-violeta UVA acumulada se relaciona directamente con "cambios en el ADN celular".

Vilavella recuerda que, salvo las personas que hayan realizado “baños de sol” diariamente, durante esta cuarentena quienes no hayan podido hacerlo corren mayor riesgo de sufrir alergia, urticaria solar e incluso quemaduras, por lo que recomienda una "exposición gradual y fotoprotección SPF50+".

Ángeles Flórez concluye que “ahora más que nunca, si se quiere evitar la quemadura hay que exponerse al sol con sensatez, evitando la quemadura, que genera un daño cutáneo”.

Con información de EFE

Te puede interesar