Las mascarillas del terror que aseguran el distanciamiento social

La diseñadora islandesa Ýrúrarí Jóhannsdóttir está causando sensación con los diseños de las mascarillas más terroríficas que pueden asegurarnos la protección que buscábamos.

Su nombre es complicado de pronunciar para el público hispano. Imaginamos que también lo es para el público angloparlante y también para los asiáticos, pero lo cierto es que esta dificultad para la pronunciación se conjuga muy bien con la peculiaridad de los diseños de mascarillas que son de su autoría.

La diseñadora islandesa Ýrúrarí Jóhannsdóttir está causando sensación, no solamente en su país, sino también en el mundo entero, esencialmente porque sus modelos de mascarillas tienen la propiedad de ser terroríficos, un tanto extravagantes y, si quieres llamarlos así, también pueden ser catalogados de feos.

Se trata de una manera bastante original de hacer que las personas no se nos acerquen, sobre todo en este contexto de distanciamiento social. La idea es que las mascarillas, tapabocas o barbijos, como son conocidas en distintas partes del planeta, sean utilizadas como una protección para que el Covid-19 no se siga expandiendo en el mundo.

Ýrúrarí Jóhannsdóttir nació en Islandia hace 27 años y estudió moda en la Escuela de Arte de Glasgow en Escocia. Debido a que la pandemia no es tomada en serio por muchas personas, ella decidió ir más allá y recurrió a toda su creatividad para diseñar estos curiosos tapabocas, algunos de los cuales tienen una suerte de lenguas en 3D que causan asombro, pero que también tienen la propiedad de que la gente no desee acercarse a quien la está usando.

Estas mascarillas protegen de dos maneras: no solo evitan que transmitas el virus, sino que también espanta a los demás y asegura el adecuado distanciamiento social.

Te puede interesar

SÍGUENOS