Cinturones que estilizan, según tu tipo de cuerpo

Los cinturones también pueden ayudarte a resaltar tu figura y verte más estilizada. Es un accesorio súper versátil.

Aunque no lo creas se ha hablado mucho en el mundo dela moda sobre utilizar cinturones para remarcar al cintura. Que si es bueno o te corta la figura, entre otras cosas. La verdad es que, como todo tip de moda, depende de la forma de tu cuerpo. Si no sabes realmente cómo utilizar este accesorio, pues te mostramos algunos básicos para que tomes una decisión de cómo agregarlos en tus outfits.

Cinturones anchos

Este tipo de correa es perfecto para chicas delgadas o cuya silueta es como columna. Si tus curvas no son muy resaltantes, este accesorio te ayudará a subrayarlas. No te sugerimos los cinturones delgados porque estos aportan poco volumen y más bien son beneficiosos para otro tipo de cuerpo.

Arriba de la cintura

Parecido al corte imperio, estos cinturones acentúan tu busto. Si tienes un vestido de corte muy recto, puedes darle un toque coqueto y femenino con una correa arriba de la cintura. Además, si usas un vestido largo y suelto el cinturón esconderá un poco tus caderas si son voluminosas.

A la cintura

Si te lo colocas en la cintura es posible que acorte tu figura. De este tipo crean un corte visual así que entre más anchos sean más van acortar tu silueta. Esto puede ayudar a las chicas que son muy altas o del torso largo. Aunque por lo general estos no favorecen a la mayoría de los cuerpos. Otra opción es crear un look de un solo color y lucirlo como un detalle meramente decorativo.

A la cadera

Esta figura se puso de moda por primera vez en la década de los 20 y no deja de aparecer de tanto en tanto. Sirve para enmarcar nuestra figura al utilizar prendas anchas. No obstante, también puedes hacer el efecto de alargue del torso y acortar tus piernas así que hay vestirlos con mucha cautela.

Cómo escoger tu primer cinturón

Como sugerencia generalizada, te recomendamos empezar con un cinturón en colores neutros, como negro, gris o café. Para ocasiones casuales y cálidas te recomendamos los modelos trenzados pues se ajustan fácilmente sin necesidad de crear nuevos agujeros. Puedes comenzar con un grosor medio. Más adelante puedes probar con cinturones metálicos que son más atrevidos y fáciles de combinar.

Si no tienes ningún cinturón es momento de darle adornar un poco más tus looks, ya sean casuales o sofisticados.

Te puede interesar

SÍGUENOS