Rejuvenece tu piel con una mascarilla casera de bicarbonato y aceite de coco

Para tener una piel radiante y rejuvenecida, que mejor que una mascarilla casera para lograrlo.

Todas estamos en busca de una piel tersa y radiante, para ello que mejor que un tratamiento natural y rápido que nos ayude a lograrlo en un dos por tres.

Para ello, el aceite de coco y el bicarbonato de sodio se convertirán en tus aliados, pues estos ingredientes son los ideales para mejorar el aspecto de tu rostro.

Y es que la combinación de ambos ingredientes ayudará a darle a tu piel hidratación y reducirá notablemente las líneas de expresión. Pero, lo mejor de todo es que puedes hacerlo en la comodidad de tu hogar. 

Por ello, aquí te dejamos la receta para hacerla. Ve por lápiz y papel y toma nota.

Solo necesitas una cucharada de aceite de coco y una de bicarbonato de sodio.

Comienza mezclando ambos ingredientes hasta que logres obtener una pasta homogénea. Recuerda que el aceite de coco suele ponerse sólido en el frío, si lo ves necesario, puedes derretirlo a baño maría. Cuando tengas la mezcla lista, es momento de la aplicación.

Deberás comenzar lavando tu rostro con un jabón neutro, esto ayudará a un mejor resultado. Luego, aplica el producto dando pequeños masajes circulares a tu piel. Deberás dejarlo reposar por al menos 15 a 20 minutos y termina retirando con agua tibia.

Así que, si quieres una receta rápida, fácil y natural, esta mascarilla es la que estabas buscando y lo mejor de todo es que los resultados son al instante.

Te puede interesar