Descubre la forma en que la tecnología transforma el color y la moda

El mundo está cambiando, y los avances tecnológicos se adaptan a todos los campos posibles, incluso el en la moda

La percepción de los colores y su vinculación con los roles de género ha cambiando a lo largo del tiempo la publicidad y la era "digital han transformado el color y nuestra visión del mundo", así lo confirma Riccardo Falcinelli, uno de los diseñadores gráficos italianos de mayor prestigio.

Fascinación por la saturación

Falcinelli ha publicado "Cromorama" (Ed. Taurus-Navona Ed), un estudio que analiza el color a través de la visión de filósofos, tintoreros, biólogos, artistas, físicos e incluso astrólogos, así como su importancia y su evolución a lo largo del tiempo.

"El color transforma nuestra visión sobre el mundo, sobre todo porque estamos en una era digital, pegada a la tecnología. Vemos el mundo a través del teléfono, del ordenador o de la televisión, siempre hay un mediador", que nos ofrece un color más intenso, con filtros, un color que "no es real".

"Vivimos en un mundo dominado por la publicidad, en la sociedad de la imagen y de la comunicación, pero la mayor parte de la gente no sabe cómo funcionan esos mensajes"

Explica que es una "realidad" que puede llegar a generar una sensación de "frustración" que también se da en el arte, cuando los posters de la tienda de regalos "tienen una intensidad que no es la del cuadro".

"Creo que muchos diseñadores de moda, de móviles, de distintas disciplinas proyectan su creación el diseño pensando en cómo se verá a través del móvil" para conseguir que funcione, dice este ilustrador de libros que concierta ironía desvela que cuando debe crear la portada de un libro piensa que "si funciona en Amazon -visualizando la página en una pantalla-, funcionará el libro".

Falcinelli advierte que el color es una actitud. "Vivimos en un mundo dominado por la publicidad, en la sociedad de la imagen y de la comunicación, pero la mayor parte de la gente no sabe cómo funcionan esos mensajes", que llegan a condicionar, a su juicio, el comportamiento de las personas.

Rosa femenino, azul masculino... depende

Momento en el que hace referencia al rosa como un tono vinculado al universo femenino y el azul al masculino, cuando en realidad el rosa estuvo siempre relacionado con el "varón porque era una declinación del rojo sinónimo de fuerza y poder", un cambio impuesto y construido por la publicidad.

El diseñador añade la necesidad de ser "críticos" con todo y alienta la capacidad de análisis. Afirma que la manera de mirar no ha cambiado, pero el ojo se ha acostumbrado al "contraste" de ahí que la televisión y la publicidad se vuelquen en los tonos "saturados" para captar más la atención.

"Los colores suaves se relacionan, en el caso de la comida, con una alimentación sana, natural, bio, mientras que todo aquello que al cuerpo le gusta, aunque no le beneficia, que está lleno de químicos como el chocolate, los fritos o precocinados disponen siempre de envases con colores muy vivos", señala Falcinelli.

La relación con el color, asegura el diseñador gráfico, es algo que se construye en la infancia y la afinidad y el gusto nunca es por uno en concreto, "varía con el paso del tiempo y no está limitado en cantidad".

Concluye que la armonía del color "no existe", porque es un concepto de "temperatura cultural, para cada país es diferente, y del momento histórico", y afirma que es difícil definir la armonía en el color. "Está sujeta a cambios constantes, como la moda", asevera Riccardo Falcinelli.

Con información de: Agencia EFE

Te puede interesar