3 pasos para empezar tu rutina para el cuidado de la piel en casa

Tener una rutina para el cuidado de la piel es importantísimo para conservarla sana y radiante. Aquí te damos los simples pasos que puedes seguir para empezar a hacerlo, y además, ¡participa del asombroso sorteo que tenemos para ti! 

Nuestra piel está expuesta diariamente a todo tipo de agresores externos, como el sol y la contaminación, que aceleran la pérdida de elasticidad y flexibilidad con el paso del tiempo. Por eso, es importante tener una rutina de cuidados adecuada, que nos permita lucir un rostro luminoso y radiante en todo momento.

Sin embargo, muchas de nosotras no tenemos el hábito de utilizar productos para el cuidado del rostro, ni disponemos de tiempo para realizar una rutina extensa cada mañana. Por esta razón, Natura ‘Faces Rostro’ te presenta algunas alternativas para empezar a cuidar tu piel con estos simples pasos:

PUEDES LEER: 8 hábitos para el cuidado de la piel que deberías implementar en tus 20's

Paso 1: Limpieza

Limpiar nuestro rostro permite mantener la piel saludable, remueve impurezas, grasa acumulada, suciedad y residuos de maquillaje. Lo recomendable es limpiar la piel 2 veces al día. Para empezar, puedes utilizar el Jabón de Limpieza Facial (Gel)’, que limpia los poros removiendo residuos de maquillaje y otro tipo de impurezas. Un shock de frescura en pocos segundos.

Y si eres de las chicas que suelen maquillarse, te recomendamos utilizar desmaquillantes comunes, agua micelar, que remueve las impurezas y la oleosidad de la piel, o toallitas desmaquillantes, que limpian, exfolian e hidratan la piel de manera inmediata por su formato doble cara.

Paso 2: Exfoliación

Exfoliar la piel es muy importante, ya que favorece la renovación celular y uniformiza la textura de la piel. Se recomienda exfoliar la piel de 1 a 2 veces por semana. Para llevar a cabo este paso, puedes usar un exfoliante o una mascarilla que reduce también la oleosidad de la piel y la protege de las impurezas y la contaminación externa. Eso sí, procura no hacerlo más de una vez por semana, ya que de lo contrario irritarás tu piel y le quitarás la barrera de protección que necesita.  

Paso 3: Hidratación 

La hidratación es fundamental para una piel fresca y radiante. Aporta flexibilidad y un aspecto saludable a la piel, reponiendo y reteniendo el agua. Lo mejor es utilizar un producto que hidrate intensivamente la piel, unifique tu tono y la deje suave y radiante sin tener con un efecto grasoso.

Así que ya lo sabes wapa, no olvides tener una rutina para el cuidado de la piel y empezar lo más temprano posible para mantenerla sana y radiante. En adelante, puedes ir agregando más productos para otras necesidades. 

Te puede interesar