Upcycling: la nueva tendencia de moda para reciclar la ropa

La tendencia del fast fashion ha hecho que nos deshagamos de prendas en perfecto estado para comprar nueva.

Toda acción tiene una reacción y en la última década hemos sentido el impacto de un modelo de negocio en la moda denominado fast fashion que se centra básicamente en atender al mercado masivo con las últimas tendencias de pasarela, debido a este sistema hemos pasado de producir 2 temporadas al año a más de 30. El mercado actual se ha acostumbrado a comprar y desechar ya que las prendas que provienen de este sistema no tienen una vida larga en el clóset. Se nos ha hecho normal pensar que al lavar una prenda se va a deformar, y eso no debería ser así.

Todo este movimiento fast fashion ha generado altos niveles de contaminación, no podemos olvidar que las prendas están fabricadas de diferentes materias primas y reciben diferentes tratamientos a lo largo de la cadena productiva. Desde los pesticidas en el algodón hasta los químicos para teñir, pero no termina ahí, también debemos de considerar las toneladas diarias de basura textil que son enviadas a vertederos y que generan gases nocivos para nuestro ambiente.

Entonces es innegable el daño que la moda le está generando al planeta, no es solo el plástico de las botellas, también es el poliéster de la ropa que utilizamos cada día. Cada noticia que vemos sobre el impacto ambiental está relacionado a nuestros hábitos de compra de ropa, no son solo las cañitas, también son los bikinis, las lycras, las panties, los jeans, las casacas, todo

Es por eso que nace la moda sostenible, en respuesta a un sistema insostenible

No es un tema nuevo, es un tema que lleva años, pero las alarmas sobre el cambio climático se han disparado y la moda tiene una gran responsabilidad, somos la segunda industria más contaminante del planeta.

Vemos en diferentes industrias la sostenibilidad, en automotriz, arquitectura, gastronomía, estamos ante un MEGATREND o mega tendencia, es global. No es como hablar del color del año, es un tema mucho más amplio y complejo

Una de las formas de aplicar la sostenibilidad en la moda es haciendo upcycling que es el aprovechamiento de productos, materiales o residuos para fabricar nuevos materiales o productos de mejor calidad. Ya lo hizo Martin Margiela en los 90s, él realizaba prendas con materiales que encontraba en mercados de pulgas y actualmente se exhiben en un museo de Francia.

Y en la actualidad, debido a la coyuntura en la que estamos, esto toma fuerza. Actualmente existe marcas como: CeroWaste que son marcas que elaboran prendas a partir de otras.

En nuestro país es totalmente viable tener un negocio como este, lo que se necesita es conocimiento e imaginación, porque es más fácil armar un molde de prenda si tienes tela salida de un rollo que armar la misma prenda a partir de otras.

Un ejemplo de este tipo de marca en Perú es Estrafalario, tienen prendas que son hechas bajo ese concepto, o prendas que son reversibles para que no tengas que comprar 2. Valery Zevallos es quien la dirige, y hace unos meses lanzó una colección que fue presentada en Beijing hecha a base de prendas compradas de segunda (Tacora).

Te puede interesar