5 aspectos sobre la limpieza de tus brochas que deberías conocer

¡Alarga la vida útil de tus herramientas con estos conocimientos!

Las brochas de maquillaje son una herramienta de suma importancia que nos ayudan a aplicar el maquillaje de manera más precisa y en la mayoría de casos, conseguir un resultado final más profesional. Sin embargo, muchas veces no les damos el cuidado debido. Mientras que algunos expertos recomiendan lavar las brochas por lo menos dos veces al mes, otros indican que, si su uso es frecuente, estas deberían ser aseadas cada día. Lo cierto es que, sin importar la frecuencia que las uses, es importante que las mantengas limpias y tengas en consideración estos consejos.

1. Busca el limpiador adecuado: podrá sonar como algo evidente pero muchas personas no toman en consideración el material de las cerdas de sus brochas al momento de limpiarlas. Por ejemplo, si estas son de pelo natural, lo mejor es usar productos suaves para no dañar las fibras. Muchos maquilladores profesionales usan un champú regular (o de bebé), mientras que, para las sintéticas, puedes usar unas gotas de lava vajilla o jabón.  Claro que también puedes usar productos cosméticos específicos para este uso.

a

2. Cuida la dirección del lavado: recuerda que, al limpiar tus brochas, estamos tratando de deshacernos de las bacterias, más no de las cerdas. Por eso, es importante que, al lavarlas, lo hagas con movimientos suaves y circulares sobre tu mano, un trapo húmedo o mucho mejor, sobre una superficie con texturas para alcanzar los lugares más escondidos. Procura lavarlas con agua tibia para mejores resultados.  

a

3. Sécalas horizontalmente: una vez que ya no salga más producto de las brochas y estas estén completamente limpias de maquillaje y de producto limpiador, presiónalas levemente para eliminar el exceso de agua. Ten cuidado de no doblar la base de las cerdas y sécalas mirando hacia abajo y al aire libre para que no se pudra el material. Si las colocas sobre una superficie, asegúrate que se encuentren de manera horizontal y que las fibras estén libres. ¡No olvides secar la parte de metal! Ya que si esta se oxida o pudre, las cerdas se desprenderán y tu brocha se arruinará. 

a

4. Cepilla tus brochas: es uno de los consejos que recomiendan muchos maquilladores profesionales; usar un cepillo normal y pasarlo cuidadosamente por la brocha. Así evitarás terminar con un maquillaje lleno de las cerdas. Eso sí, ten cuidado de no estropear tus herramientas.

a

5. Cámbialas cuando sea necesario: es importante siempre revisar el estado de nuestras brochas, y si bien algunas no necesitan ser cambiadas, hay otras que sí. Cuando sientas que estas ya no aplican el maquillaje como antes o lucen muy maltratadas, no dudes en comprar otra. Ten en cuenta que la vida útil de tus brochas será más extensa si las lavas habitualmente y cuidas de ellas.

a

Ya lo sabes, limpiar tus brochas de maquillaje es un paso vital que todas deberíamos hacer por lo menos dos veces al mes y aún más si su uso es constante. Mantenerlas impecables no solo te protegerá de posibles alergias o complicaciones, pero también te ayudará aplicar tu maquillaje de forma más sencilla y conseguir ‘looks’ más impactantes.  

a

Te puede interesar