9 cosas que quizás no sabías sobre la limpieza facial

¡Entérate de las recomendaciones que dan estas expertas en el cuidado de la piel!

Los faciales, son ese tratamiento de belleza que nos hacen sentir como si estuviéramos en un spa y son la técnica de limpieza que los expertos recomiendan que lo incluyamos en nuestros regímenes de belleza por lo menos na vez cada semana, pero, ¿los hacemos correctamente? Estas expertas responden tus preguntas y te aconsejan los pasos que debes seguir para aprovechar al máximo de sus beneficios.

1. Son los jeans de tu clóset: “es un básico que nunca debemos olvidar. Es un tratamiento similar a lo que en moda podría ser un vestido negro o unos jeans, piezas básicas a partir de las cuales construyes tu fondo de armario”, expresó Silvia Oliete, la fundadora de un centro de estética.

s

2. Masajear en círculos no es tan efectivo: “siempre nos han dicho que trabajemos el limpiador haciendo círculos, pero esa no es la manera”, reveló Emma Hardie. “Si nos fijamos en la fisonomía de la cara, los músculos están colocados en líneas súper rectas excepto los de los ojos. También los del contorno facial son lineales”, explicó. En su lugar, ella propone que, durante la limpieza, masajeemos en la dirección del músculo y en sentido ascendente “como en pequeñas olas, desde el centro del rostro hacia fuera, para llevar las impurezas a los puntos de drenaje”.

3. Limpia tus ojos sin frotarlos: “tratamos nuestra piel con mucha agresividad”, advirtió Marta Martí, diciendo que se nota especialmente en la fricción excesiva que hacemos para desmaquillar los ojos. “Así desestructuramos el tejido de sostén de la piel y esto acelera la flacidez. Si a esto le sumamos que tienes bolsas y friccionas, alteras el sistema linfático.”

s

4. Escoge el producto adecuado: el objetivo es limpiar la piel a diario, por eso, necesitamos un producto que nos guste y que sea beneficioso para nuestra tez. Si este resulta siendo muy tedioso o poco efectivo, terminaremos abandonándolo. Silvia Oliete nos dio unas pistas para tomar una mejor decisión. “Yo suelo recomendar un agua micelar a personas que aún no tienen el hábito de limpieza y que si les das dos productos dificultas que lo adquieran. Suelo recomendar jabones o espumas limpiadoras a las pieles mixtas y grasas porque se sienten más limpias y cómodas. Las leches se las propongo a las pieles secas para que la limpieza les resulte confortable.”

5. Sigue las instrucciones de uso: puede parecer un factor evidente, pero no muchas personas siguen las indicaciones que vienen con el producto, lo que impide que este actúe con total efectividad. “Los hay que no necesitan aclarado, en otros se pide humedecer la piel antes de aplicar el producto… Por eso hay que seguir siempre las indicaciones de uso”, recomendó Marta Martí. “Todas tienen tensoactivos y absorben las partículas de suciedad (maquillaje, contaminación, sudor…), pero si te aplicas la limpiadora y luego la retiras, los tensoactivos, que son como esponjas, no han podido absorber. Por eso hay que trabajar el producto (masajearlo), después emulsionarlo y luego retirarlo”.

6. El tónico es imprescindible: “es el producto que más compran las asiáticas y mira que piel tienen”, reveló Silvia Oliete sobre el tónico, cuya función es equilibrar el p H de la piel. Este puede ser aplicado con los dedos o con pañitos de algodón.

s

7. El agua siempre tibia: “debemos lavarnos la cara con agua tibia”, recomienda Leticia Carrera, que explica que no es conveniente (ni siquiera en invierno) lavarnos el rostro con agua excesivamente caliente ya que esto “produce vasodilatación y las paredes de los capilares se pueden dilatar de forma permanente produciendo couperosis”. Además, que puede dejar la piel irritada y sin los aceites naturales que necesita.

8. Empieza a usar toallas: Leticia Carrera propone retirar el producto de higiene “mejor, con una toalla empapada porque el exceso de agua también produce deshidratación”. Así mismo, explicó que hay tejidos especiales que se secan muy rápido para evitar el incremento de microorganismos, “de lo contrario, toallas de algodón y de un solo uso, (es decir que las destinamos únicamente para limpiarnos la piel y luego las lavamos)”, aconsejó.

9. Limpia a si te hayas maquillado o no: “hay que hacer la limpieza mañana y noche, nos hayamos maquillado o no. Imagina si tú te impregnas las manos con aceite, todo lo que se te pegaría. Pues igual sucede en la piel del rostro”, afirmó Marta Martí.

Ya lo sabes, ten en cuenta estos nueve conocimientos al momento de realizarte tu próximo facial, para aprovechar al máximo los beneficios de este tratamiento de belleza y cuidar la salud y el aspecto de tu piel.

s

Te puede interesar