Niño llora desconsoladamente tras reencontrarse con su gatito perdido

La emotiva escena fue compartida en Facebook por la madre de Liam, quien no pudo contener las lágrimas al volverse a encontrar con su adorable mascota: "Franky", el gatito travieso.

Los niños siempre han mantenido un vínculo especial cuando en la familia existe una mascota; sin embargo, muchas veces la barrera pueda sobrepasar los límites cuando algo muy fuerte sucede. Lo mismo pasó con la familia Vaughn, que no tuvo más alternativa que recurrir a Facebook para lograr encontrar a su gatito extraviado.

Se trata de Rachelle Vaughn, madre de Liam, quien inició un "operativo" en redes sociales con el objetivo de lograr encontrar a su animalito que había escapado de casa una mañana cualquiera. El menor, tras conocer la noticia, se puso muy triste y dejó de comer por la preocupación que invadía su cuerpo.

"Mi hijo está obsesionado con él", dijo la señora a The Dodo, luego de haber sido captada entregando afiches en todo su vecindario para intentar recolectar pista. Asimismo, las publicaciones en Internet no daban resultados hasta que una llamada telefónica cambió el destino: una vecina había encontrado a "Franky".

Era una señora que vivía en la calle trasera de la familia Vaughn, donde la mascota estaba recibiendo la atención necesaria: "Apareció en la siguiente calle. Alguien publicó fotos de él en Facebook y salté por todas partes para descubrir que estaba justo detrás de nosotros", relató Rachelle.

Los milagros sí existen

Las imágenes compartidas en Facebook muestran que el gatito estaba intacto, no prestaba alguna lesión o herida y estaba listo para volver a casa con sus humanos favoritos; sin embargo, la mamá de Liam quiso montar una gran sorpresa con la intención de provocar un inmenso cambio de ánimo en su pequeño.

"Mi hijo no sabía que íbamos a recoger al gato. Le dije que Amazon había entregado un paquete en la casa equivocada", confesó la señora, quien registró en fotos el emotivo reencuentro entre Liam y "Franky", que terminó en muchas lágrimas y abrazos por la incontrolable emoción que desbordaba el menor de edad.

Nada nos va a separar, amigo

"Mi hijo lloró y lloró y dijo: 'No tengo palabras' mientras rompía a llorar de alegría. Desde que Franky está en casa, ha sido más afectuoso de lo normal. Puedo decir que extrañaba estar en casa y nosotros también. Me sigue por toda la casa como si fuera a desaparecer o algo así", culmina la publicación en Facebook.

Te puede interesar