Perro muestra su gran sonrisa luego de haber sido rescatado de la calle

La joven Megan compartió en Facebook el rescate de una mascota callejera que deambulaba de un lugar a otro en busca de alimento, pero no de familia por cierto temor a su pasado.

Los animales que viven en las calles deben tener en claro que cuentan con dos opciones: encuentran una familia o van a un refugio donde podrían ser sacrificados. Sin embargo, la suerte de "Miles" cambió en un segundo gracias a la gran cantidad que recibió en Facebook una rescatista que vive en Buttonwillow, California.

Se trata de Megan Allen, quien fue al rescate de este enorme perro que deambulaba en la calle yendo de un lugar a otro buscando un poco de alimento y tratando de conseguir un espacio para dormir por las noches, pero esos días de mucha necesidad lograron terminarse gracias a su 'ángel de la guarda'.

La noble mujer fue alertada sobre la presencia de una mascota que recibía la indiferencia de las personas, actitud que no toleró la voluntaria y que la obligó a viajar desde Los Ángeles con el objetivo de brindarle la oportunidad de conocer el verdadero significado de la palabra "hogar" y "felicidad".

Tanto tiempo en la calle formaron una actitud de desconfianza en "Miles", quien se mostró temeroso la primera vez que se vio cara a cara con Megan. Sin embargo, ella tenía un plan porque estaba acompañada de unos compañeros, quienes mostraron una trampa a fin de atrapar a la mascota sin provocarle algún daño.

El inicio de una nueva vida

Según comparte en Facebook, una vez que atraparon al animalito fue llevado hasta un centro especializado donde tuvo contacto con otros cachorros y poco a poco logró mostrar su verdadera personalidad: amable, juguetón y muy tierno.

Ahora, mientras la enorme mascota encuentra una familia para siempre, Megan decidió acogerlo en su casa con la intención de que pueda socializar mejor. Durante el camino de regreso a Los Ángeles, el bueno de "Miles" no paraba de sonreír porque sabía que había encontrado a las personas correctas y que no debía volver a preocuparse.

Uno será el gran afortunado

La joven Allen comentó que continúa recibiendo un sinfín de mensajes en Facebook, pero que junto a sus compañeros están evaluando los perfiles con el objetivo de que la mascota pueda encontrar a las personas correctas y no vuelva a sufrir maltrato e indiferencia.

Te puede interesar