Cachorro que perdió sus dos piernas tras ser abandonado fue adoptado

Philippa Esson, ahora dueña del perrito "Benji", compartió en Facebook la historia de superación de la mascota que, a pesar de los maltratos, nunca dejó de ser amable.

Muchas veces los animales cuando son adoptados tienen la mala suerte de toparse con personas de mal vivir que lo único que saben hacer es maltratar y abusar. Esa misma suerte corrió "Benji", un perrito que tocó las fibras más sensibles de los usuarios de Facebook luego de haber sufrido la amputación de sus extremidades inferiores.

La mascota de raza mestiza, una mezcla de tibetan terrier, estaba bajo el cuidado de una familia en Rumania hasta que, por razones que se están investigando, fue encontrado en un basurero con toda la columna destrozada. Sin embargo, fue rescatado a tiempo por una organización dedicada al cuidado y protección de "animales abusados y en peligro".

El cachorro fue llevado de emergencia hasta un centro veterinario donde un especialista no tuvo otra alternativa que hacerle una doble amputación. Y, a pesar de sus desgracias, el can nunca ha dejado de creer en la bondad de los humanos luego de conocer a Philippa Esson, un joven estadounidense que decidió adoptarlo tras conocer su historia.

La señorita se encariñó rápidamente con el perrito y agilizó todo los trámites para llevarlo a casa, donde recibe todas las atenciones necesarias y, además, tiene una silla de rueda que le permite moverse con total facilidad por diferentes lugares junto a su mamá humana.

Por amor a los animales

Según cuenta Philippa a través de Facebook, "Benji" no ha perdido la amabilidad con los humanos a pesar de todo el maltrato que recibió, sino todo lo contrario: cuando su ama tiene visita, él se muestra muy juguetón con sus invitados e incluso hace unos movimientos que desata las risas de los presentes.

"Benji es un niño muy feliz y, en realidad, siempre está sonriendo. Es muy amigable y ama la vida sobre sus ruedas. Es difícil creer que lo golpearon casi hasta la muerte y luego lo arrojaron a la basura. Lo dejaron morir antes de ser rescatado por una organización benéfica que se aseguró de que tuviera una segunda oportunidad en la vida", escribió la joven sus redes.

Una nueva oportunidad para él

En las fotografías que comparte Philippa Esson en Facebook no hay instantánea donde su mascota aparezca con una gran sonrisa, lo que significa que esta contenta con su nueva vida y está olvidando poco a poco la pesadilla que le tocó vivir cuando era muy pequeña.

Te puede interesar

SÍGUENOS