Cachorro sufrió amputación de una pata tras negligencia de su criador

Con solo 10 semanas de nacido, este perro vivió el descuido y la falta de presupuesto de sus dueños para pagar su tratamiento. 
 

La tenencia responsable es lo que de a pocos se trata de inculcar en las personas que se hacen cargo de mascotas. Cuando uno acepta un perro, gato o cualquier otro ser vivo en nuestras vidas es para siempre; por ende, tenemos que estar atentos a todas sus necesidades, sean mínimas o no. 

La siguiente historia refleja negligencia pura. Una pareja compró un chow chow desde un criadero en Reino Unido, y por resultado de vivir lejos del lugar, el cachorro fue entregado envuelto en una toalla a sus desprevenidos dueños, quienes no fueron notificados sobre el aparente estado de salud del pequeño.


Al recibirlo, de inmediato notaron que el perro luchaba para caminar sobre su pata delantera y se pusieron en contacto con el criador, quien negó rotundamente que el cachorro tuviera alguna complicación de salud.

Con la negativa de poder devolverlo a su criador, la familia se vio obligada a entregar a Gus al centro Dogs Trust Basildon Rehoming, todo después de no poder pagar las facturas del veterinario por el tratamiento que necesitaría para su recuperación.

(Foto: Dogs Trust)

"Los dueños de Gus nos dijeron que llamaron al criador que negó que hubiera algo malo en él y se negó a aceptarlo o ayudarlo. Llevaron a Gus a un veterinario que les dijo que el problema con su pierna era tan severo que habría que amputarla o que lo tendrían que dormir. Fue entonces cuando hicieron lo mejor que pudieron hacer por Gus y llamaron a Dogs Trust para pedir ayuda", dijo Lisa Cooper, quien administra el centro de Basildon.

Desde que llegó a Dogs Trust, el pequeño perro de solo 10 semanas de vida, fue expuesto a la amputación de su pata luego de que los rayos X confirmaran que este miembro se encontraba deformado y ulcerado, algo finalmente irreparable.

(Foto: Dogs Trust)

Ahora, permanece en el centro de protección animal por su tratamiento de fisioterapia pero deberá esperar a que su herida sane completamente para comenzar su rehabilitación. 

Si bien la idea es que finalmente Gus pueda ser reubicado en una familia que lo quiera tal y como es, de momento no estará disponible para la adopción hasta su máxima recuperación física y emocional.

Por eso es muy importante tratar a los perros con anticipación y pedir ayuda si no puedes con todo eso, siempre habrá dispuesto a darnos la mano. 
 

Te puede interesar

SÍGUENOS