Trabajadores evitan tocar un nido de tucán mientras reemplazan postes

Las imágenes en Facebook detallan como los empleados llegaron para atender la emergencia, pero cuando subieron fueron sorprendidos por un nido de tucán de pico verde.

La pandemia del coronavirus continúa mostrando que existen personas malas y buenas, dentro de este último circulo se encuentran los trabajadores de una empresa eléctrica que se ganaron el respeto de los usuarios de Facebook por evitar meterse con un nido de tucanes que estaba ubicado en un poste de alta tensión a punto de ser removido.

Los especialistas habían recibido múltiples llamadas de los vecinos de la localidad Rio Grande do Sul, Brasil, para reemplazar el larguero hecho de madera que se estaba pudriendo internamente y una gran cantidad de huecos que daba la impresión de una caída en cualquier momento.

Pero las alertas de emergencia hizo que el personal se movilizará lo más pronto posible, con ayuda de escaleras gigantes fueron escalando dos personas que se encargaron del corte y la desinstalación de cables antiguos para conectar nuevamente los postes y la comunidad pueda contar con el servicio de luz.

Uno de los trabajadores que ascendió primero fue sorprendido con una tierna sorpresa: una madre tucán de pico verde había anidado en el interior del largo palo hasta que sus crías tengan la capacidad de volar y buscar su comida por sus propios medios.

Por amor a los animales

Joilson Brites, encargado del procedimiento, recibió una alerta por parte de un colaborador, pero lejos de optar por tirar el nido decidió removerlo con cuidado para luego ubicarlo nuevamente en la zona hasta que el poste sea cambiado en su totalidad, detalló en Facebook a través de una serie de fotografías.

"En una conversación telefónica surgió la idea de que viéramos el poste viejo, a la altura del nido, y lo fijáramos al poste nuevo. Esta fue la alternativa encontrada para reemplazar el poste, eliminando el riesgo de caída y minimizando el impacto ambiental de esta situación, algo poco común", relató Joilson a medios locales.

Los animales merecen paz

Según agrega en Facebook, la misión tardó 30 minutos y los animales pudieron volver a gozar de la tranquilidad, mientras que los trabajadores abandonaron Rio Grande do Sul con la satisfacción de haber concretado una gran obra.

Te puede interesar

SÍGUENOS