Hombre se negó a disparar a ositos bebés y sus empleadores lo despiden

Una historia que se volvió viral en YouTube en el 2015, vuelve a tomar fuera luego que el hombre fuese despedido por negarse a disparar a unos osos bebés recuperara su trabajo.

Lamentablemente muchas personas se ve forzados a sacrificar a algunos animales cuando ponen en riesgo a la población; sin embargo, un hombre decidió arriesgar todo para también salvar la vida de estos seres que no comprenden lo que pasa a su alrededor.

En el 2015 Bryce Casavant, un oficial de conservación de Columbia Británica, se volvió noticia y viral en las redes como YouTube al ser despedido luego que se negara a matar a dos cachorros de oso.

Todo comenzó cuando en aquel año, el hombre decidió desafiar a sus superiores, quieres le habían ordenado matar a dos ositos que habían ingresado a una casa, mientras la mamá de los cachorros se encontraba comiendo basura y sacando alimentos del congelador.

Pero, ¿por qué querían matar a los osos? De acuerdo a los documentos judiciales, su supervisor le ordenó a Casavant matar a toda la familia de osos “sobre la base de que se habían habituado a la alimentación humana”.

Al principio el hombre siguió las órdenes y acabó con la vida de la madre, pero no pudo hacer lo mismo con los cachorros que apenas tenían 8 semanas, ya que no habían atentado contra nadie y solo estaban comiendo en la basura.

Sin pensar en las consecuencias de su futuro laboral, el hombre tranquilizó a los cachorros osos y los llevó a un veterinario. Posterior a ello, los transfirieron a una instalación de rehabilitación de vida silvestre donde finalmente fueron liberados de nuevo en la naturaleza.

A la empresa no le gustó que no se seguirá las órdenes por lo que decidieron despedirlo y fue entonces que Casavant comenzó una larga batalla legal para luchar contra la decisión.

Es así que, desde el 2015 hasta esta semana, el Tribunal de Apelación de Columbia Británica dictaminó que los procedimientos disciplinarios relacionados con el caso de Casavant deberían haberse manejado de acuerdo con la Ley de Policía de la provincia.

Ante ello, Casavant argumentó que, como agente especial designado en virtud de la ley, tenía el derecho de tomar la decisión final sobre usar o no un arma de fuego. En medio de toda esta disputa, el Tribunal de Apelaciones de la Columbia Británica dictaminó que el despido fue improcedente.

Sin embargo, Casavant externó su desinterés por recuperar su empleo, pues gracias al alcance de su caso pudo conseguir uno nuevo en el Ministerio de Bosques, según las declaraciones que hizo a Global News.

Rescate de los osos bebés

Te puede interesar

SÍGUENOS