Perro acompaña a su 'papá humano' a hospital y se niega a abandonarlo en cuarentena

Un veterano de la guerra de Vietnam y su perro labrador terminaron en un hospital de Nevada en marzo y tras el cierre de la instalación por coronavirus no podían recibir visitas.
 

Un perro labrador ha generado miles de reacciones en el ciberespacio, luego que se hiciera público que este acompañó a un veterano de la guerra de Vietnam al hospital Southern Hills de Nevada el pasado marzo, fecha en la que cerraron algunas centros asistenciales por el COVID-19.

Para suerte del ángel de cuatro patas y su amo, la enfermera estadounidense Barbara Borbeck ha cuidado durante semanas a estos dos inseparables amigos, precisamente por la cuarentena que se vive ante el coronavirus.

Joe Tasby, veterano de la guerra de Vietnam, fue internado por una enfermedad pulmonar y arritmia cardíaca a mediados de marzo, acompañado de su can lazarillo, Cupid. En ese momento no pensaba que su estancia pudiese tener un periodo prolongado a "dos o tres días", según declaró a CBS News.

Si bien en un inicio tenía visitas y su hija le ayudaba a pasear a Cupid y darle de comer, tras el cierre del hospital todo encuentro con los familiares cesaron de repente y fue entonces cuando le echó una mano Barbara. La enfermera paseaba al perro cerca del nosocomio cada vez que era su turno y se aseguraba de que no le faltase comida y 'chuches'  (golosinas de consistencia elástica) durante casi 15 días.

Cupid empezó a tenerle mucho cariño y esperaba la llegada de su ayudante en la puerta día a día. Tanto fue el cariño de Barbara que, incluso, manejó 40 minutos antes de su turno para ir a una tienda donde había la comida especial de Cupid que no había podido encontrar en nueve establecimientos del lugar.

"Que ella se tomara el tiempo para encontrar un tipo en concreto de una marca particular de comida fue extraordinario", manifestó Tasby a CBS News. "¿Cómo se expresa realmente la gratitud cuando alguien da un paso adelante y hace tanto por ti en un momento en el que sería realmente difícil, casi imposible para mí hacerlo?", se cuestionó.

Durante su estancia en el hospital, Cupid, por su parte, también ayudó al personal y hacía turnos desempeñando la labor de perro de terapia en diferentes departamentos. Barbara explicó que por el cierre ante el coronavirus los canes de terapia ya no podían frecuentar el sitio, y el labrador resultó ser el único can dispuesto a hacerlo.

Joe y Cupid fueron dados de alta el 1 de abril luego de estar 21 días en el hospital. La enfermera los acompañó hasta el coche desde la entrada principal. "Es una suerte conocer a alguien que está en el lugar correcto, en el momento correcto, haciendo lo correcto. Y esa es Barbara", expresó Tasby, quien no encuentra forma de agradecerle y mostrarle lo mucho que aprecia todo lo que hizo por ellos dos.

Si te ha gustado, ¡No te lo quedes, compártelo con tus amigos!

Te puede interesar

SÍGUENOS