¿Quieres ganar el respeto de tu perro? Esto es lo que debes hacer

La mejor forma de tratar a tu perrito es mediante el refuerzo positivo, pero antes debes tener en cuenta algunos puntos.

A quién no le ha pasado estas en la cama y tu perro se sube en ella, se acomoda primero en el mueble, cuando lo llamas no te hace caso y otras acciones que te hacen preguntarte: ¿Mi perro me respeta?

Es importante mencionar que, el perro es un animal social que convive en manada y sabe quién es el ‘alfa’, es decir, quién merece su respeto y su lealtad. Sin embargo, el problema está que muchas veces no sabemos cómo ser líder.

Por ello, con el fin de afianzar la relación y respeto entre el pequeño peludo de cuatro patas y tú, en el siguiente artículo te mencionamos algunas claves que te serán muy útiles. ¡Atenta y toma nota!

Evita el refuerzo negativo y violento

Debemos tener en cuenta que los perritos son como niños y que deben ser tratados con cariño y respeto.  Asimismo, el refuerzo positivo para su adiestramiento es la mejor opción, por ello, la mejor manera de lograrlo es premiar lo que hace bien.

Delimita los espacios

Debemos tener en cuenta que por más que queramos a nuestras mascotas es importante que delimitemos los espacios a los cuales ellos pueden acceder. Por tal motivo, si no queremos que suba al sofá, o no consentimos que se asome a la mesa, debemos ser contundentes. Esto se consigue con una orden directa, con un tono firme. Por ejemplo, la palabra “¡abajo!”.

Recuerda que, la enseñanza de tu perrito debe ser constante para lograr que nos obedezca. Al principio, el can no va a entender que ‘abajo’ significa ‘baja’, pero con tiempo, determinación y sin miedo, bajará del sofá.

Tu perro tiene que venir a ti

Si, muchas veces nuestro perrito es quien manda, pero ¿cómo lo sabemos? Pues simple. Si eres tu quien va en busca de él cuando no quiere comer y hacerle caricias, él es quien manda y que eres tú quien entra en su espacio.

Para ello, cada vez que vayas a alimentarle, te apetezca jugar o acariciar al perro para premiarle, haz que él vaya hasta ti.

Tomas las riendas

Muchas veces luego de darle un arden a nuestra mascota vemos que se resiente y se va a un rincón, y nos mira con esos ojitos, hace que vayamos corriendo a acariciarlo y decirle que nos perdone por ser tan dura. Pero, ¡no! No puedes dejarte dominar.

Cuando tu ordenas algo, este debe ser obedecido. Por ello, si te muestras firme y calmado, y además, aprovechas el refuerzo positivo para recompensar las conductas adecuadas, tendrás al compañero más leal del mundo a tu lado.

Te puede interesar

SÍGUENOS