Complicaciones en el tercer embarazo ¿De qué trata la hiperémesis gravídica que padece Kate Middleton?

La hiperémesis que padece la duquesa de Cambridge puede conducir a trastornos serios como la pérdida de peso y la deshidratación, esta última es bastante grave. 

Luego de que el Palacio de Kensington anunciara la buena noticia del tercer hijo de Kate Middleton y el príncipe William, muchos de sus seguidores se han mostrado preocupados por el estado de salud de la Duquesa de Cambridge, pues al igual que en sus dos embarazos anteriores, la esposa de Guillermo sufre hiperémesis gravídica.

NO TE PIERDAS: ¿Varias noches sin dormir? Descubre las horas de sueño que has perdido desde que nació tu bebé con esta calculadora

Pero, ¿en qué consiste esta condición y cómo afecta al embarazo de Kate?  La hiperémesis gravídica es una patología relacionada con los cambios hormonales bruscos que se dan durante la etapa de gestación que producen un cuadro de vómitos frecuentes durante las primeras 12 semanas.

La hormona gonadotropina coriónica humana (llamada también beta-hCG) es la causante de los vómitos excesivos. Dicha hormona se produce desde que el embrión empieza a evolucionar para confirmar el diagnóstico del embarazo pero provoca una tendencia a las náuseas.

A diferencia de las náuseas matutinas, que suelen experimentar la mayoría de mujeres en esta etapa, la hiperémesis puede conducir a trastornos serios como la pérdida de peso y la deshidratación, esta última es bastante grave. Esto explica que la duquesa de Cambridge tuviera que ingresar  a un hospital de Londres cuando esperaba llevaba los embarazos del príncipe George y la princesa Charlotte.

Cuando una mujer sufre hiperémesis gravídica debe poner un especial cuidado en no sufrir deshidratación. Se recomienda tomar constantemente líquidos e ingerir alimento en pequeñas porciones y repetidas. En lugar de comer 3 veces al día, una mujer con esta condición lo puede hacer 6 o 7 veces y en pequeñas cantidades.

Sin embargo, si esto no fuera suficiente, habría que acudir a un hospital para recibir medicación intravenosa. Además, un factor muy importante en la atención de una mujer internada por hiperémesis gravídica es el psicológico, por lo que primero deben intentar tranquilizarla.

TAMBIÉN PUEDES VER: ¿Besitos en la boca? Pones en riesgo la salud de tus hijos con esta muestra de amor

Durante el segundo trimestre de embarazo, los vómitos tienen a bajar, pero los especialistas no descartan que en casos excepcionales estos estén presentes hasta el mismo día del parto. Es importante seguir todas las recomendaciones del médico.

Te puede interesar

SÍGUENOS