Consejos para enfrentar el síndrome de la cabaña y adaptarse a la "nueva normalidad"

Volver al trabajo o salir a las calles después de más de 100 días de confinamiento puede resultar complicado para muchas personas.

Volver al trabajo o salir a las calles después de más de 100 días de confinamiento puede resultar complicado para muchas personas, quienes podrían experimentar sentimientos de temor o síntomas de ansiedad en las primeras semanas.

Así lo advirtió la psicóloga Jacqueline Valdivieso Haro, del Instituto Nacional de Salud Mental del Ministerio de Salud (Minsa), al señalar que esta situación es conocida también como el ‘síndrome de la cabaña’.


(Foto/iStock)

Se trata de una reacción natural frente al peligro y es frecuente en personas solas o que han vivido en espacios controlados; en particular, puede presentarse en adultos mayores y en personas que presentaron cuadros de ansiedad previos a la pandemia.

(Foto/65ymas)

Características del síndrome de la cabaña

Este síndrome implica temor al salir de la zona que la persona considera segura, por lo que puede manifestar síntomas de ansiedad en diversas intensidades: presión en el pecho, agitación o tensión muscular; respiración acelerada, sudoración, problemas de alimentación, falta de sueño o tendencia a dormir más.

Asimismo, puede ir acompañado con un comportamiento de tipo cognitivo o emocional. En lo emocional puede manifestarse el miedo a contagiarse, en lo cognitivo el pensamiento persistente al contagio, lo que llevará a conductas tenaces como evitar espacios aglomerados o con muchas personas.

La psicóloga Jacqueline Valdivieso subrayó que la persona debe enfrentar sus miedos y empezar a salir de manera gradual, en lo que es necesario, respetando los protocolos establecidos para evitar el contagio (lavado de manos, el uso de mascarilla, distanciamiento físico).

(Foto/GETTY IMAGES)

También puede ayudarse estableciendo una rutina de horarios para las actividades y horas de sueño; practicando alguna actividad física o técnica de relajación para mitigar la ansiedad. Será clave tener una buena alimentación y contar con un soporte emocional adecuado.

En cuanto a los niños, es importante transmitir mensajes tranquilizadores, vinculados en la realidad, explicándoles la manera correcta de cuidarse.

“Adaptarse a la nueva realidad tomará algunas semanas para ciertas personas, mientras que otras tardarán más y otro grupo no presentará mayor malestar. No obstante, gestionar las emociones y los sentimientos es importante en esta nueva etapa”, subrayó.

Te puede interesar

SÍGUENOS