El Arte de la Escultura con Agua

Una maravillosa obra nos trae Shinichi Maruyama quien a través de una mágica técnica logra jugar con el agua logrando hacer ver imágenes en el aire por durante unos segundos. 

Se dice que un Jardín Zen representa en un espacio tridimensional, los espíritus de los Sumo Sacerdotes que han alcanzado la iluminación.
El Jardín Zen es la expresión de la belleza sin límites cósmica en un entorno físico, creado a través de una intensa concentración humana, el trabajo y la acción repetida.

Se puede lograr una sensación de serenidad, simplemente estar en el espacio de un jardín zen.

Es su propio universo, facultando al visitante a resistir la tentación, eliminar pensamientos negativos, y cortar el flujo continuo de información no esencial que emana del mundo exterior.  Ha representado esta sensación que tiene de los Jardines Zen en su arte.

Aunque todavía está muy lejos de aquellos monjes iluminados en la naturaleza del trabajo realizado, sus acciones de liberar repetidas veces el líquido en el aire y fotografiar las formas resultantes y las formaciones escultóricas una y otra vez sin fin puede considerarse una forma de práctica espiritual para encontrar la iluminación personal.

Shinichi Maruyama es un artista japonés de Nagano, residente en Nueva York cuya técnica de escultura es a la vez curiosa y exquisita. Juega con el agua de una manera simple para después retratarla de una manera que pareciera desafíar momentáneamente el tiempo.

Te puede interesar