Ethel Pozo no ha dejado de asistir a América TV. ¿Qué medidas de prevención está tomando?

Ethel Pozo cuenta las medidas que está tomando para ir al trabajo.

Ethel Pozo no ha dejado de asistir a América Televisión para dar su programa en vivo. Ante ello, la conductora contó las medidas que viene tomando para evitar contagiarse del coronavirus.

"Salgo de mi casa con mascarilla y con guantes. Además, tengo un maletín especial que es el único que traslado, no lo cambio nunca, y al momento de regresar a mi casa, dejo este maletín fuera, en la lavandería, así, no entro cosas de la calle a mi casa. Además, apenas regreso, me quito los zapatos y voy directamente a bañarme, y la ropa que me quito la dejo en una bolsa cerrada por 24 horas, pues como me han instruido los especialistas, si esa ropa se traslada a la lavandería, el virus podría llevarse a esta zona. Recién después de esta asepsia saludo a mis hijas", explicó la animadora.  

Respecto al transporte, la hija de Gisela Valcárcel explicó que es un gran alivio que la móvil del canal la recoja.

"Me traslado en una móvil del canal, que me recoge a las seis y media de la mañana, porque este vehículo está autorizado, además, tenemos credenciales, también autorizadas. Así, cuando nos para la Polícia, que es de dos a tres veces, mostramos todos estos documentos", contó.

Además, explicó que constantemente le miden la temperatura en su centro de labores 

"Al llegar al canal, en la puerta, nos miden la temperatura con un termómetro digital, y solo si tenemos menos de 37 °C nos dejan pasar, luego, pasamos por el antibacterial, y recién después de esto ingresamos. Y todo el tiempo estoy con el tapabocas, solo minutos antes de salir al aire me lo quito. No subo por ningún ascensor, subo por las escaleras sin tocar nada. También, al momento de abrir las puertas no lo hago directamente con la mano, uso una tela, y, para tocar los interruptores, uso el codo", explicó. 

Finalmente, agradeció que sus hijas Luana y Doménica hayan entendido perfectamente esta situación.

"Ellas dicen que tienen muchas ganas de salir, pero Luana y Doménica comprenden muy bien la situación, saben que no se puede salir ni a la puerta. Gracias a Dios mis hijas entienden lo que sucede. Ellas estudian desde la casa, desde las siete y media hasta las dos de la tarde, y después de esto nos juntamos para compartir en familia, jugamos juegos de mesa, cocinamos", concluyó. 


 

Te puede interesar

SÍGUENOS