Millie Bobby Brown, la vida del revés de la niña de "Stranger Things"

Millie Bobby Brown es la protagonista absoluta dentro y fuera de la pantalla de todo lo relacionado con 'Stranger Things'

Con la cabeza rapada, un hilito de sangre en la nariz y un pasado desconcertante, Millie Bobby Brown se dio a conocer al gran público con su papel de Once en "Stranger Things". Tres años después, convertida en icono para marcas y seguidores, la fama le ha puesto la vida del revés.

La adolescente es la protagonista absoluta dentro y fuera de la pantalla de todo lo relacionado con la serie, que está lista para estrenar mañana su tercera temporada en Netflix, en la que vuelve a hacer gala de la nostalgia ochentera y las aventuras terroríficas de la banda de niños formada por Once, Mike, Dustin, Lucas y Will.

Los monstruos depredadores salidos de la realidad paralela del "Mundo del Revés" acosan al grupo de amigos durante toda la serie y Once, gracias a sus poderes psicoquinéticos, se enfrentará a ellos con la ferocidad de alguien que nunca ha sentido apego por nada y ahora ha encontrado un hogar.

Su intérprete de 15 años nacida en Marbella, pero criada a caballo entre Reino Unido y Estados Unidos, ha asumido la misma entereza que su personaje y ha madurado antes de tiempo para enfrentarse a la fama, que también puso del revés su vida y la ha hecho probar las mieles del reconocimiento, pero también luchar contra monstruos más peligrosos que el Demogorgon.


Para su personaje se rapó el pelo de verdad y su cabeza desnuda le valió comentarios de acoso, que le recriminaban parecer una enferma o un niño, lo que no impidió que la actriz lo reconociese como el momento más empoderador de su vida, ya que le hizo darse cuenta de que podía inspirar a otras chicas a darse cuenta de que su imagen no es lo más importante.

Pero fue también su imagen la que la convirtió en diana de la sexualización de la revista norteamericana "W", que la incluyó en su lista anual de 2017 de los actores y actrices más sexys, al lado de personalidades cono Nicole Kidman o James Franco, un nombramiento del que no se libró pese a contar entonces con tan solo 13 años.

Su papel de Once le sirvió para dar el salto al cine para seguir plantando cara a criaturas terroríficas en "Godzoilla vs. Kong", y a enigmas irresolubles en "Los misterios de Enola Holmes", donde compartirá protagonismo con Henry Calvill ("Superman") en el papel de un nuevo Sherlock Holmes, y Helena Boham Carter, madre ficticia de ambos.


A pesar de su corta edad, Bobby Brown se colocará también detrás de la cámara para tomar los mandos de la producción de esta última cinta.

Las numerosas presentaciones de la serie de Netflix la pusieron en el centro de los focos de los entendidos de moda, fue asumida como icono de estilo, protagonizó las portadas de revistas como "Vogue" y Calvin Klein utilizó su imagen para la campaña minimalista de 2017 "By Appointment", que supuso el debut de Raf Simons al frente de la misma.

La actriz ha explorado también su lado más solidario como embajadora de buena voluntad de Unicef para la campaña del Día Mundial del Niño, nombramiento que asumió con 14 años y la convirtió en la persona más joven en ocupar ese puesto.

Como cualquier personaje conocido, Bobby Brown no ha escapado de las polémicas o el escarnio: abandonó Twitter tras una oleada de memes que la convertían en homófoba con capturas manipuladas, y se convirtió en burla por un vídeo en el que se declaraba terraplanista.

La joven asume el paso de la niñez a la adultez delante de las cámaras, un proceso complejo al que se enfrenta sin la ayuda de los poderes sobrenaturales del personaje que la ha llevado al centro de todos los focos.

Con información de Efe.

Te puede interesar